El comercio da el visto bueno a una pasarela provisional en Alzapiernas

Comerciantes del entorno de Alzapiernas, donde ayer se retiró la canalización que ha aparecido. :: a. m./
Comerciantes del entorno de Alzapiernas, donde ayer se retiró la canalización que ha aparecido. :: a. m.

Es la solución propuesta por el Consistorio ante el retraso de las obras; la estructura se colocará de Semana Santa hasta el Festival Womad

María José Torrejón
MARÍA JOSÉ TORREJÓNCáceres

Una decena de comerciantes del entorno de Alzapiernas mantuvo ayer por la tarde una reunión en el Ayuntamiento con el concejal de Obras, Víctor Bazo, y con el edil de Comercio, Raúl Rodríguez. Los empresarios solicitaron este encuentro con el fin de buscar soluciones para la obra de la calle Alzapiernas, donde los trabajos fueron interrumpidos el pasado mes de febrero tras el hallazgo de restos arqueológicos. Ayer se procedió a la retirada de la canalización, que data de principios del siglo XX.

Debido a los retrasos acumulados por los trabajos, y ante la posibilidad de que las escaleras mecánicas que se instalarán en Alzapiernas no están listas en abril, tal y como había mantenido el Ayuntamiento, el Consistorio planteó a los comerciantes una solución: colocar una pasarela provisional. La estructura permitiría utilizar este acceso, que comunica el parking de Obispo Galarza con el casco viejo, durante la Semana Santa. Y permanecería en este lugar hasta el Festival Womad. Los empresarios dieron ayer el visto bueno a esta solución.

«Nosotros hemos pedido que hagan dos turnos de trabajo para acabar a tiempo», resume Diego Bravo, de Retales Manolo, mientras admite que la pasarela sería un «mal menor». «Hemos votado sí a la pasarela porque es imposible que las escaleras estén para Semana Santa», zanja Juan Antonio Mateos, de la ferretería Mateos Rebollo.

En el terreno político, la obra sirvió ayer de cruce de acusaciones entre la alcaldesa, Elena Nevado, y la consejera de Cultura, Leire Iglesias. Nevado dijo que «sospecha» que hay «intención política» de la Junta en retrasar las obras, ya que los arqueólogos regionales, indicó, exigen que se lleve a cabo ahora una excavación. «Es falso que la Junta haya paralizado ni una sola vez esta obra. Y no tienen que hacer nuevas prospecciones arqueológicas», señaló Iglesias.