El Supremo permite al comercio de Cáceres abrir 16 festivos por ser ciudad Patrimonio

Centro Comercial Ruta de la Plata/HOY
Centro Comercial Ruta de la Plata / HOY

El Alto Tribunal anula la decisión de la Junta de Extremadura, que también redujo los días de apertura en Badajoz, Mérida y Moraleja

María José Torrejón
MARÍA JOSÉ TORREJÓNCáceres

El Tribunal Supremo devuelve al comercio cacereño los 16 domingos y festivos de apertura extraordinaria, una medida que afecta de forma directa a las grandes superficies de la ciudad, ya que los establecimientos de menos de 300 metros cuadrados tienen libertad de horario y pueden abrir siempre que quieran.

Reacciones en Cáceres

La noticia la dio ayer por la mañana la alcaldesa de Cáceres, Elena Nevado, quien convocó una rueda de prensa de urgencia para hacer pública la sentencia en la que el Alto Tribunal da la razón al Ayuntamiento. El Consistorio cacereño presentó en 2017 un recurso ante el Supremo tras un fallo previo del Tribunal Superior de Justicia de Extremadura, TSJEx, que avalaba limitar a diez el número total de días de fiesta en los que podían abrir las grandes superficies.

Hay que retroceder hasta el mes de abril de 2016 para entender el origen de esta batalla por la apertura de los grandes comercios. Fue entonces cuando la Consejería de Economía de la Junta de Extremadura dictó una resolución en la que anulaba la declaración de la ciudad como Zona de Gran Afluencia Turística, ZGAT. Esta declaración había sido aprobada tres años antes por el ejecutivo de José Antonio Monago no solo para Cáceres, sino también para Badajoz, Mérida y Moraleja -cuya declaración como ZGAT también fue anulada en 2016-, y permitía ampliar de diez a 16 los domingos y festivos de apertura extraordinaria.

Más información

«El fallo del Tribunal Supremo anula la sentencia del Tribunal Superior de Justicia y, por lo tanto, se devuelve a Cáceres el reconocimiento de zona de gran afluencia turística», subrayó la alcaldesa durante su comparencia y explicó, a continuación, que el Ayuntamiento se había aferrado a un argumento para defender su postura: ser una ciudad declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

Sobre este argumento gira, precisamente, la sentencia del Tribunal Supremo y es sobre el que se sustenta su fallo, que anula tanto la sentencia del Tribunal Superior de Justicia como la resolución de la Junta de Extremadura de 2016.

La alcaldesa considera que se creará más empleo y el portavoz del PSOE dice que se precarizará el que ya hay

La sentencia recuerda que para que una consejería competente en materia de comercio pueda declarar una zona de afluencia turística, a efectos de horarios comerciales, se debe cumplir alguna de estas seis circunstancias. En primer lugar, que exista una concentración suficiente de plazas en alojamientos y establecimientos turísticos o bien en el número de segundas residencias. Otro de los requisitos es que el municipio haya sido declarado Patrimonio de la Humanidad. El tercero señala que la zona en cuestión limite o constituya un área de influencia de zonas fronterizas.

Otra de las circunstancias valorables es que se celebren grandes eventos deportivos o culturales de carácter nacional o internacional. Además, existe un quinto criterio que se refiere a que el principal atractivo sea el turismo de compras. También está contemplada la declaración «cuando concurran circunstancias especiales que así lo justifiquen».

Los argumentos

El Tribunal Supremo argumenta que, mientras que en el resto de supuestos sí se requiere una valoración por parte de la comunidad autónoma sobre si concurren o no ciertas circunstancias para conceder la declaración, en el caso de que una ciudad sea Patrimonio de la Humanidad no hay lugar a interpretaciones. «Precisamente el supuesto que está en el origen de este pleito es el que resulta más ajeno a cualquier apreciación, pues tan solo requiere la constatación de una circunstancia de facto, si el municipio ha sido declarado Patrimonio de la Humanidad (...) En el resto de los supuestos legales existe un indudable margen de apreciación, aunque ciertamente de muy distinto alcance», reza el texto.

Hay que recordar que Mérida, que también fue declara en 2013 zona de afluencia turística, comparte con Cáceres la condición de ser Patrimonio de la Humanidad. En el caso de Badajoz la Junta de Extremadura se acogió entonces a su condición fronteriza para convertirla en ZGAT. Las seis aperturas extraordinarias que ahora recupera Cáceres se aplican a los primeros domingos de los meses de febrero, marzo, abril, mayo, junio y octubre.

A diferencia de lo que dice ahora el Supremo, el Tribunal Superior de Justicia de Extremadura argumentaba en su sentencia de 2017 que el hecho ser una ciudad reconocida por la Unesco no implica recibir turismo de compras. «No podemos aceptar que la declaración de ZGAT se base, única y exclusivamente, en la consideración de ser Ciudad Patrimonio de la Humanidad (...) El turista que llega a Cáceres no lo hace para comprar, sino para ver uno de los conjuntos urbanos de la Edad Media y del Renacimiento más completos del mundo», decía el texto.

Contra la sentencia del Supremo no cabe recurso. Elena Nevado cree que la apertura de más domingos beneficiará a la creación de empleo en la ciudad. Sin embargo, el portavoz municipal del PSOE en el Ayuntamiento, Luis Salaya, tiene otro punto de vista. «No se va a generar empleo, sino que precariza el que hay. Lo que consigue es que los empleados de las grandes superficies tengan que trabajar un festivo más y que las familias del pequeño comercio tengan que esforzarse por abrir un domingo más para poder competir», apuntó Salaya. Y, además, añadió que esta medida castigará al comercio tradicional.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos