La cofradía de la Virgen de la Montaña abrirá al turismo nuevas zonas del santuario

Entrada al santuario de la Virgen de la Montaña, donde se colocará la reja. :: lorenzo cordero/
Entrada al santuario de la Virgen de la Montaña, donde se colocará la reja. :: lorenzo cordero

La hermandad quiere que los visitantes puedan acceder a la galería y a la sala de mantos, donde se guardan las 141 piezas de la colección de la patrona

María José Torrejón
MARÍA JOSÉ TORREJÓNCáceres

La cofradía de la Virgen de la Montaña quiere ampliar el itinerario que los turistas que suben hasta el santuario de la patrona realizan por su interior. Hasta ahora, solo son visitables la nave central y las capillas anexas de Santa Ana y el Cristo de la Salud, además de la tienda de recuerdos que hay a la entrada. Juan Carlos Fernández Rincón, mayordomo de la cofradía de la Virgen de la Montaña, se ha propuesto ampliar la oferta que el santuario brinda a los turistas.

En concreto, la idea de la cofradía es hacer visitable la galería donde se conservan las andas de la patrona, empleadas en las procesiones de subida y bajada a la ciudad. Por otro lado, a Fernández Rincón también le gustaría abrir al público la sala donde se guardan los mantos de la Virgen de la Montaña, cuya colección asciende actualmente a 141 piezas. «Tendremos que ver cómo solucionamos el problema de las barreras arquitectónicas», dice el mayordomo sobre el difícil acceso que tiene la sala. No hay que olvidar que el santuario es una construcción que se ha ido haciendo con sucesivas ampliaciones.

La cofradía quiere mostrar en la galería, junto a las andas de la patrona, las fotografías en gran formato que ha expuesto durante el novenario en la sala Pintores 10. Hoy por hoy, la hermandad carece de un dato oficial que refleje el número de visitantes que pasan al año por el santuario. Este será otros de sus propósitos: instalar un dispositivo que permita contabilizar la cifra de personas que acuden hasta aquí, hasta donde llega una de las rutas que realiza el servicio de tuk-tuk.

Una vieja aspiración

Mostrar de forma permanente la colección de mantos de la Virgen de la Montaña es, en realidad, una vieja aspiración de la hermandad. La idea que tiene Fernández Rincón reside en abrir la estancia durante un fin de semana al mes. La galería, precisa el mayordomo, sería visitable todos los fines de semana.

Hay que recordar que la colección de mantos de la Virgen de la Montaña no para de crecer. La hermandad aprovecha cada novenario para exhibir una muestra. En 2018 se organizó una de las exposiciones más ambiciosas al reunir en la iglesia de la Preciosa Sangre, en la Plaza de San Jorge, un total de 64 piezas.

La idea ahora es que turistas y cacereños puedan ver todos los mantos. Desde el más antiguo al más moderno. Hay piezas con años de historia, procedentes hasta de armarios de reinas, y otras más contemporáneas. Hay mantos realizados con hilos de oro y plata y otros hechos con tejidos más humildes. Detrás de cada una de estas piezas hay una historia. Mantones de manila, colchas, vestidos de novia y hasta capotes de torero se han empleado para confeccionarlas. Gestos de agradecimiento, promesas o recuerdos en memoria de algún familiar fallecido respaldan las donaciones.

Por otro lado, el santuario está pendiente de la instalación de una reja de seguridad en su entrada. Su llegada está prevista para este mes, según avanza Fernández Rincón. Hay que recordar que esta verja, realizada en los talleres de la Universidad Popular, se colocará para 'blindar' la entrada al edificio después de que el pasado verano sufriera un robo de madrugada. Tres encapuchados reventaron la puerta de entrada y se llevaron pequeñas cantidades de dinero de los dos cepillos y del limosnero de la iglesia, además de las monedas que había en la tienda de recuerdos.

La bajada y el novenario de la Virgen de la Montaña fueron declarados fiesta de interés turístico regional el año pasado por la Junta.

En noviembre de ese año se inauguró la última reforma llevada a cabo en este templo. Las obras duraron un año y se centraron en poner fin a las humedades y en la restauración del camarín.

Año de construcción de la que está considerada como la primera capilla del santuario, conocida como 'la cueva'. El santuario actual es fruto de sucesivas ampliaciones.

Muestra de mantos de la Virgen de la Preciosa Sangre, en 2018
Muestra de mantos de la Virgen de la Preciosa Sangre, en 2018 / HOY