Cáceres perderá a 33 policías locales por la nueva ley de jubilación anticipada

El jefe de la Policía Local, Benedicto Cacho, saluda a varios agentes en el salón de plenos. :: hoy/
El jefe de la Policía Local, Benedicto Cacho, saluda a varios agentes en el salón de plenos. :: hoy

El Ayuntamiento baraja una convocatoria de plazas que, según el sindicato CSIF, debería ser de 50 al menos para garantizar el servicio

Manuel M. Núñez
MANUEL M. NÚÑEZCáceres

El Ayuntamiento se prepara para afrontar algo muy parecido a un tsunami en la Policía Local. Con el nuevo real decreto, en proyecto desde el año pasado y a falta de ser aprobado en consejo de ministros, ya será posible que los agentes se jubilen de forma anticipada a partir de los 59 años. El Ayuntamiento lleva meses preparándose para un escenario que cambiará por completo la plantilla. Los primeros cálculos apuntan a que se perderán nada menos que 33 efectivos, 20 de ellos a partir del próximo año si se aplica ya la nueva normativa. La respuesta definitiva aún no se conoce, pero el Consistorio trabaja en una convocatoria de plazas que permita garantizar el servicio.

El equipo de Gobierno manejaba desde hace tiempo informes que le ponían en situación sobre los efectos del real decreto. De hecho, Cáceres fue elegida 'ciudad piloto' para estudiar esa incidencia que tendrá la jubilación anticipada. Era una petición de los sindicatos con vistas a la renovación de plantillas. Tanto el Ministerio de Empleo como la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP) estaban de acuerdo con esa medida. En el caso de Cáceres, un estudio del área de Personal ya reveló hace unos meses que más de una treintena de agentes podrían dejar sus puestos. Ahora, en un informe encargado por la Concejalía de Seguridad se detalla que solo en los dos próximos años se necesitará cubrir 33 plazas.

LOS DATOS

Real decreto
A la espera de su aprobación en consejo de ministros, permitirá jubilarse a aquellos policías con 59 años de edad y 36 cotizados. Además, la ley autonómica facilita el pase a segunda actividad a los 55 desde agosto.
Afectados
301 agentes podrán jubilarse en Extremadura, según la Junta. En Cáceres, un informe de la Policía Local revela que serían 20 de inmediato.
En Cáceres
Los primeros policías locales en jubilarse, con la nueva normativa serían 1 inspector, cuatro subinspectores, un oficial y 14 agentes. Entre 2019 y 2020 serían 13 más.
Tasa de reposición. Llega al 115% por lo que Cáceres podría convocar 44 plazas
29+15.

Si, como se ha planteado, el real decreto entra en vigor de inmediato, el 1 de enero próximo la plantilla de la Policía Local perderá 20 profesionales. La relación es la siguiente: 14 agentes, un oficial, cuatro subinspectores y un inspector.

Un año más tarde serían otros 13. Se trata de dos oficiales y 11 agentes. El propio jefe de la Policía Local, Benedicto Cacho, pide en su estudio al Ayuntamiento «dar un impulso y hacer el esfuerzo presupuestario correspondiente para prever la falta de efectivos de servicio a pie de calle que vamos a tener en un corto espacio de tiempo». Plantea ofertar «plazas que vayan a quedar vacantes por jubilación y otras que por segunda actividad van a mermar y mucho la operatividad de la Policía Local en esta ciudad», refrenda Cacho. Hay que tener en cuenta que la Ley 7/2017 de 1 de agosto, de Coordinación de Policías Locales de Extremadura ya recoge el pase a segunda actividad de forma obligatoria a partir de agosto de 2019. «Si a los efectos del real decreto se añade que la segunda actividad pasa de 60 a 55 años el impacto aún será mucho mayor», reconoce Rafael Mateos. El concejal de Seguridad admite que el Consistorio trabaja en una convocatoria de empleo que haga posible el servicio. Asegura no tener comunicación oficial por parte de la Junta de Extremadura. La consejera de Medio Ambiente, Begoña García, ha propuesto al Gobierno que se permita que los municipios adelanten la convocatoria de oposiciones. La opción de unas oposiciones coordinadas por la administración autonómica podría estudiarse. Los sindicatos consideran que la solución más lógica es que se convoquen los exámenes cuanto antes para agilizar el proceso.

El Ayuntamiento ya está haciendo sus cálculos y tendrá que dotar presupuesto para ello. «El problema que se suscita es que hay plazos fijos que marca la ley y que no podemos salarnos por mucho que agilicemos esas pruebas», insiste Mateos. Como recuerda Jesús Solana, del sindicato CSIF, se mantiene el trámite del curso en la Academia de Seguridad Pública. Una opción es que se celebre más de una convocatoria anual y que se reduzca la obligación de hacerlo presencial, salvo en las prácticas de tiro. Los agentes, así, podrían incorporarse al servicio de forma anticipada.

Al aumentarse la tasa de reposición hasta un 115 por ciento, el Ayuntamiento podría abordar la convocatoria de 44 plazas, de ellas 29 para paliar las bajas más inmediatas. Los informes del Ayuntamiento aluden a una «necesidad urgente». También recomiendan incluir una partida en las cuentas de 2018.

Jesús Solana va más allá. A las 20 jubilaciones anticipadas el sindicato CSIF añade 33 policías que pasarían a segunda actividad el próximo verano. «Pedimos esa convocatoria de oposiciones cuanto antes», afirma. Deberían ser unas 50 plazas.

En la actualidad, de los 150 policías locales «solo tres tienen menos d e 35 años». La edad media, según Solana, es de 48,5 años. «Si se termina con 100 agentes, vamos a tener apenas un agente por cada mil vecinos. La ratio que recomienda la FEMP es de uno por cada 667», analiza antes de concluir: «Se crea un problema serio».

Rafael Mateos | Concejal de Policía

«El problema -analiza Rafael Mateos- es que se deben crear esas plazas. No se permite la interinidad en la Policía». El concejal de Seguridad es partidario de abordar una convocatoria de empleo, con independencia de que Cáceres pueda sumarse a unos posibles exámenes unificados coordinados por la Junta de Extremadura. También alude a reducir la obligación de acudir a la Academia para permitir que los nuevos agentes se incorporen cuanto antes aunque sea en prácticas.

Jesús Solana | CSIF

El representante de CSIF, Jesús Solana, pide una convocatoria de empleo lo antes posible para paliar los efectos de las jubilaciones anticipadas y el pase a segunda actividad de los agentes. «La plantilla debe renovarse. En 10 años se han convocado solo seis plazas de agente», lamenta. Cree que el proceso selectivo único de la Junta podría ser una solución pero reclama que se cubran todas las plazas. «La plantilla necesita refuerzos y renovación», ha planteado ya su compañero José Luis Sánchez.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos