Cáceres se emociona con el rugido de 100 motores

El Paseo de Cánovas acogió uno de los actos centrales del XI encuentro de coches Ferrari y motos Goldwing. :: armando méndez

El encuentro de motos Goldwing y coches Ferrari eligió por primera vez Cáceres, donde recibió una cálida acogida del público

Cristina Núñez
CRISTINA NÚÑEZCáceres

Cualquiera que no estuviera avisado de la actividad que se desarrolla este fin de semana en Cáceres podría pensar que por estas latitudes atamos los perros con longanizas y el único coche que se maneja es el Ferrari, además de las motos Honda Goldwing. Lujo sobre cuatro y dos ruedas, carrocerías relucientes, interiores impecables y cientos de detalles llenaron ayer las calles de Cáceres de interjecciones de admiración y muchos clics fotográficos. Hubo deleite para los amantes del mundo del motor o los simples curiosos, que pudieron disfrutar del despliegue por las calles de 32 coches Ferrari y 70 motos Honda Goldwing. Cáceres ha sido el punto elegido para celebrar el XI encuentro de la asociación de dueños de este modelo de motocicletas con presencia también poseedores de los míticos automóviles italianos.

Más de un centenar de familias llegadas de puntos muy diversos de todo el país disfrutaron de una jornada de convivencia y exhibición. «Extremadura nos ha acogido de una forma estupenda», señalaba ayer Francisco Molina, el presidente de Goldwing España. «La primera reacción del público es de sorpresa, la gente no se espera que esos coches o esas motos tan potentes se puedan mover con esa soltura y esa capacidad, pero esa sorpresa dura hasta que se acercan y lo ven».

Detrás de cada uno de esos vehículos hay una historia personal de aventuras y muchos kilómetros. «En el mundo de la moto todos hemos pasado por todo tipo de monturas, pero llega el momento en el que llegamos a la Honda Goldwing y después no hay otra moto, hay otra Goldwing», explica Molina, que ya va por el tercer modelo. «A la anterior le hice 200.000 kilómetros, a la anterior 150.000 kilómetros y ésta, recién comprada, ya tiene 37.000». Es una moto para viajar. Él ha ido a Noruega, Alemania o Italia a lomos de su máquina.

Juan Carlos Pérez, socio extremeño, ha sido el encargado de poner en marcha este acontecimiento. Resalta la importancia de la participación de personas de prácticamente todas las regiones de España, «Galicia, Mallorca, Asturias...», lo que supone una forma también de dar a conocer la región. Todos ellos vuelven hoy a sus hogares después de haber disfrutado de un completo fin de semana plagado de actividades. El viernes comenzó la concentración con visita al museo Vostell y una fiesta en el complejo Cantarrana. Ayer llevaron a cabo una ruta por la comarca. Ya de vuelta en la ciudad hicieron rugir sus motores en la Avenida Ruta de la Plata. Desde allí partieron hacia el Paseo de Cánovas, en donde fueron recibidos por la alcaldesa, Elena Nevado y en donde disfrutaron de un concierto y un aperitivo con productos de la tierra mientras sus vehículos quedaban expuestos. El castillo de la Arguijuela de Abajo, Patrimonio de la Humanidad, acogió el almuerzo de esta asociación.

Las lluvias que se desencadenaron por la tarde, que fueron intensas por momentos, impidieron que pudiera llevarse a cabo una ruta junto a la Policía Local por las principales calles de la ciudad. La hora prevista para llevar a cabo este desfile eran las siete de la tarde, momento en el que decidieron guardar sus vehículos.

El hotel Extremadura, lugar de concentración de estos visitantes con ruedas fue el lugar en el que se puso el punto y final de esta cita con una cena de gala, entrega de premios, dj y humorista.