«Hacer cine en Asia me permite hablar de las fronteras y del choque cultural»

El cacereño David Yáñez lleva tres años trabajando en el sector audiovisual en Malasia. :: jorge rey/
El cacereño David Yáñez lleva tres años trabajando en el sector audiovisual en Malasia. :: jorge rey

El autor cacereño trabaja desde hace tres años en Malasia, en donde realiza sus proyectos personales y ha colaborado con MTV y Al Yazira David Yáñez Cineasta

Cristina Núñez
CRISTINA NÚÑEZCáceres

Bienvenidos a Asia, ese continente donde todo es distinto. David Yáñez (Cáceres, 1982) lleva tres años en Malasia y todavía mira con ojos curiosos ese país del que así, a bote pronto, no todo el mundo podría decir algo. El lugar, tal y como lo describe el propio Yáñez es ultraproductivo, movido, donde todo el mundo tiene su hueco, nadie está en paro y los niños se levantan a las cinco de la mañana. Y también ofrece la calma de playas paradisiacas de arena fina y agua transparente.

Autor del largometraje de ficción 'Muchos pedazos de algo', que en 2015 fue seleccionado en el Festival de Málaga, el Festival de Cine Español de Berlín y el Novelísimo, este cineasta independiente cuenta además con un importante morral de producciones, como 'Cuaderno de cineasta' de 2016, un cortometraje ensayo documental, 'Side-B', un mediometraje de ficción hecho en 2017, el corto 'The Girls Are Alright' o 'Wounds'. Actualmente está en proceso de terminar la película 'Desaparecer'. Tanto le ha atrapado a David Yáñez Malasia que se ha hecho un nombre adaptado a esa civilización: es Gwai Lou. Allí trabaja en una industria que no da tregua y continúa adelante con sus proyectos más personales. Estos días pasa sus vacaciones en Cáceres, en donde ha celebrado una versión española de su boda.

-¿Cómo se produce su salto a Malasia?

-Pues por un festival, me invitan hace como tres años a un festival de cine. Allí tenía que asesorar a jóvenes cineastas, eran varias semanas y allí conocí a la chica que es mi mujer. Estábamos yendo y viniendo y al final decidí irme yo para allá. Asia siempre me ha interesado, me interesa mucho el choque cultural, en mi segunda película el protagonista es un asiático que viene a España. Siempre me ha interesado cómo es eso de llegar a un sitio nuevo y hacerte a él.

-¿El cine es muy diferente en Asia?

-Ahora ya sé que todo es muy diferente en Asia, y por supuesto sí, el cine que hacen. Por eso me pareció una oportunidad estar allí, he rodado allí una película, en realidad en Filipinas, sobre todo el tema de la política en ese país, que es un caos absoluto, es una película de choque cultural, toco el tema de turismo sexual, la guerra contra las drogas del presidente Duterte...tiene elementos que unen bien los dos mundos. Por los mercados y los festivales veo que hay un hueco interesante, un cine de frontera entre Asia y Occidente. En cuanto a los temas hay muchas históricas románticas y policiacas, esos son los temas 'mainstream'.

«Empecé trabajando de director de fotografía, algo que me sirvió para entrar en la industria»

-¿Cómo fue su evolución en el país? ¿Le costó encontrar su hueco y un trabajo?

-Empecé trabajando de director de fotografía, al principio mi inglés no era fantástico y empecé con un trabajo más técnico para meterme en la industria y empezar a conocer gente. Eso me abrió muchas puertas, pude entrar en industria y empezar a trabajar con directores interesantes. También he trabajado con un canal alemán que hacía documentales sobre el Sudeste asiático, he cogido trabajos que me permitieran viajar, conocer la región, la política de otros sitios. He trabajado para Al Yazira, para la MTV, que hace cosas muy interesantes. De alguna forma he intentado irme formando para tener algo que contar.

-¿Cómo es la vida allí?

-Todo se mueve muy rápido porque su economía va muy rápido también. Hacen una película que saben de antemano qué día se va a estrenar y la terminas e inmediatamente después ya estás rodando otra. En España la industria es mucho más planeada, no hay ayudas, casi todo es privado. Allí todo se paga, todo es trabajo, si le pides a tu hermano que te ayude con una mudanza se lo tienes que pagar, todo el mundo tiene dinero. La burocracia también es menor, todo es más sencillo en ese sentido.

Naturaleza

-¿Cómo es la naturaleza y su relación con ella?

-Hay una parte paradisiaca que es como la imaginamos: playas de arena fina, sobre todo Borneo, donde hay mucho turismo de naturaleza que visitan muchos europeos. Europeos que en muchas ocasiones piensan que saben más que la población local, algo que viviendo allí te das cuenta de que no es así. Ellos tienen muchos títulos y cuando tú tienes un año de experiencia ellos tienen 10, porque han empezado a trabajar mucho antes.

-¿Piensa regresar?

-Bueno, me gustaría en algún momento. Me planteo tener un hijo y me gustaría criarle aquí. Aunque allí hay un sistema educativo muy bueno los niños no tienen ni un minuto libre, hacen de todo, desde arco hasta piano, es un sistema muy estricto, es cierto que es muy completa, pero no muy creativo, les cuesta pensar, hacer algo fuera de lo esperado. Aquí la educación es más relajada, y aunque aprenda menos me da igual. Allí no juegan mucho y su educación está enfocada a cómo a acertar, a responder lo correcto, igual aquí nos hemos relajado mucho y vamos a todo lo contrario, pero casi prefiero el 2+2 son 7 y luego ya que lo aprendan poco a poco.