Cinco años de cárcel por abusar de dos niñas de una familia de la que era amigo

SERGIO LORENZOCÁCERES.

Sus familias eran amigas desde hace generaciones, por eso cuando una de ellas, que había emigrado, volvía al pueblo en las vacaciones de verano, de Navidad y de Semana Santa, veían con naturalidad que un apreciado vecino de 47 años se mostrara cariñoso con sus dos hijas pequeñas.

El vecino invitaba a las niñas a ver películas con él en su casa, jugaba con ellas a pádel, iba de excursión con ellas en bicicleta o jugaba con las hermanas en la piscina municipal del pueblo.

Este 'amable' vecino ha sido juzgado ahora en la Audiencia Provincial de Cáceres, acusado de abusar sexualmente de las dos hermanas menores de 14 años. Ha sido condenado a cumplir una pena de cinco años y tres meses de prisión, debe indemnizar a una niña con 10.000 euros y a otra con 5.000. Una vez que cumpla la pena de prisión se le aplicará una medida de libertad vigilada por un plazo de cinco años. Se le prohibe contactar con las menores o acercarse a menos de 100 metros de ellas, en el caso de la más mayor durante 6 años y 7 meses, y en el caso de su hermana pequeña durante 5 años y 6 meses. La condena especifica que se le inhabilita para cualquier profesión u oficio, sea o no retribuido, que conlleve contacto regular y directo con menores de edad durante 6 años.

La Audiencia ha encontrado al acusado culpable de un delito continuado de abuso sexual, al considerar que está probado que cuando les ponía películas a las dos hermanas en su casa, él se sentaba con ellas en el sofá, en el medio y les hacía tocamientos que son considerados abusos sexuales. También hacía tocamientos a la mayor cuando ella estaba en la piscina.

La sentencia puede ser recurrida ante la Sala de lo Civil y Penal del Tribunal Superior de Justicia de Extremadura.