Chloé Bird reivindica su lado luminoso

Chloé Bird ofrece 14 temas en 'The light in between', un trabajo que supone una apuesta decidida por su carrera musical . :: jorge rey/
Chloé Bird ofrece 14 temas en 'The light in between', un trabajo que supone una apuesta decidida por su carrera musical . :: jorge rey

La compositora e intérprete cacereña lanza el próximo martes su disco 'The light in between' | La artista firma un trabajo de catorce canciones que supone toda una apuesta personal y que presenta el 29 de septiembre en el Gran Teatro

Cristina Núñez
CRISTINA NÚÑEZCáceres

Antes de escuchar el disco ya la carátula dice mucho de él. Kintsugi es una técnica de restauración de origen japonés por la cual la cerámica vuelve a tener una segunda vida después de rota. Las grietas se unen con polvo de oro y el objeto resucita mostrando sus heridas. No hay miedo a enseñarlas. Los japoneses tienen esa forma poética de explicar la vida. Y Chloé Bird (Cáceres, 1991) toma esa idea clave para el diseño de su último disco, que parece una superficie cerámica atravesada por grietas doradas. 'The light in between' es su nueva creación, accesible en todas las plataformas digitales desde el 18 de septiembre y que será presentada en concierto el 29 en el Gran Teatro. Luz después de la oscuridad de 'The darkest corners of my soul', su anterior disco de autora, en mitad del que se coló el proyecto para público familiar 'Un mundo de niños raros', donde musicó poemas de Raúl Vacas. Ya ha llovido desde su «maquetero», como ella define, e iniciático disco 'October Moon'.

Es una mañana sofocante de septiembre en una céntrica terraza de Cánovas, con varias interrupciones, cortes, mujeres vendiendo ajos y lotería y otros eventos que meten caos (y vida) a la escena. Chloé habla de la génesis de este disco y de la simbología que le rodea. «'The light in between' surge de una frase de Leonard Cohen, de la canción 'Anthem', en donde dice que hay una grieta en todas las cosas que es por donde se cuela la luz. Hace unos meses conocí la técnica del Kintsugi y me quedé muy sorprendida porque es justo el concepto que tengo en el álbum sobre cómo nuestras heridas y nuestras grietas merecen la pena ser reconstruidas y nos hacen seres más poderosos de lo que lo éramos antes». El trabajo arranca con un tema instrumental que se llama así, Kintsugi. Y a partir de ahí todo fluye en una cascada de temas (14) vitales, delicados y energéticos, en donde se disfruta la música, su voz. Disco de sábado por la mañana para cargarse de energía o para fundirlo con paisajes en uno de esos viajes largos por carretera. Para beberse de un tirón y repetir.

MÁS DATOS

El disco
'The light in between' se lanza este martes 18 y se presenta en el Gran Teatro el próximo 29 de septiembre a las 21 horas.
Trayectoria
A sus 27 años ha firmado ya cuatro discos y participado en importantes festivales de ámbito nacional.

Bird ha hecho un órdago a lo grande para sacar este álbum, con el que da pasos de gigante en cuanto al enfoque profesional. «Este disco es como poner todos los esfuerzos de una vez, apuesto de una forma sincera y total por mi carrera profesional, es una forma de decir que si no funciona ahora no va a funcionar nunca». La artista cacereña se lanzó a una fórmula como el crowdfunding para garantizarse una parte de la financiación. Otra llegó con una ayuda a la producción de la consejería de Cultura e Igualdad de la Junta de Extremadura. «El crowdfunding es todo un mundo, es muy complicado, hay que ser muy pesado y eso es lo peor que llevo yo, no es una obra de caridad, es una preventa». En ese camino ha descubierto lo mucho que la ha arropado la gente. Casi 200 personas. Muchas de su ciudad, conocidas, amigas, «y gente que nunca hubiera pensado que iba a aportar a un proyecto mío». Pero también muchos nombres nunca vistos por ella. Ahora que envía los sobres con su disco y las recompensas a todo el que participó en esta venta anticipada descubre que hay gente que la sigue en muchos puntos de España, «Valencia, Bilbao, Sevilla...», y también «en Estados Unidos, Alemania, Francia».

«Nuestras heridas y nuestras grietas nos hacen ser seres más poderosos»

El salto hacia una mayor profesionalidad llega de la mano de decisiones como la de la contratación de un productor, Guillermo Quero, que es el que la ha ayudado a poner orden a sus ideas. También, explica, ha invertido en comunicación y promoción. Quiere romper la barrera de la región, donde ya es muy conocida. Va con determinación a ello.

Eclecticismo

Chloé Bird no siente la necesidad imperiosa de buscarse una etiqueta. La curiosidad trae eclecticismo y así recorre ella su camino musical. «En este trabajo se nota que sigo siendo yo, siempre me ha gustado mezclar lo clásico, piano clásico que es de donde vengo, lo que he estudiado, con lo más tradicional, es un disco más moderno, más electrónico, hemos cambiado la forma de presentar los conciertos, ahora vamos con batería y algunas secuencias, cosas que antes ni me planteaba».

Canta en inglés, un idioma cuyos sonidos, en su voz, son un instrumento más. «Es mi lengua artística, siempre me he sentido más cómoda, es el idioma que tengo para no censurarme, quizás porque creoque en mi círculo cercano me va a entender menos gente, cuando en realidad me va a entender más gente. Es el idioma en donde no tengo tapujos, al no ser mi lengua materna no soy tan respetuosa comopodría ser con el español», defiende.

Llena de actividad, derrochando vida y con otros proyectos llevados al compás (continúa con actuaciones de 'Un mundo de niños raros' y acaba de estrenar papel en la obra de teatro 'La vida de los salmones' de Karlik) Chloé rezuma plenitud. «Estoy en un momento muy positivo, rodeada de muchas cosas buenas y deseando que duren muchísimo tiempo».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos