El centro urbano de Cáceres reduce las novatadas con la marcha de los jóvenes a la Plaza de Toros

La propuesta de tres hosteleros de la ciudad en la Plaza de Toros tuvo una buena acogida. :: a. méndez

A primera hora de la tarde se produjeron aglomeraciones en torno al coso, por lo que hubo que colocar vallas

Cristina Núñez
CRISTINA NÚÑEZCáceres

«Está siendo un éxito grande, el centro está libre de ruidos y los universitarios están contentos». Optimismo total en la valoración de uno de los tres hosteleros organizadores de la fiesta universitaria en la Plaza de Toros que, por primera vez, ha reunido en un recinto de gran formato a los estudiantes que llegan al campus cacereño ansiosos de vivencias. Luis Miguel Olmeda, de Velvet, empresa organizadora de esta macro-bienvenida junto a Lëgends y María Bonita cifraba en una horquilla de entre 1.500 y 1.700 los jóvenes que ayer pagaron su entrada (8 euros anticipada, 9 en taquilla) para acceder al albero del coso y hacer botellón en su interior con música y aperitivos gratis. Tan buen resultado dio ayer esta experiencia, prevista hasta mañana miércoles, que los jóvenes recogieron firmas que entregaron a los empresarios y que serán hoy presentadas en el Ayuntamiento para solicitar una prórroga de un día y poder ampliar la fiesta hasta el jueves. Al parecer lo que había proyectado para ese día era un macro-botellón en el recinto ferial, pero al estar la concentración motera de Buitres Leonaos en ese espacio, hay que buscar una alternativa.

Las puertas del coso cacereño se abrieron hacia la una del mediodía, pero fue a primera hora de la tarde cuando empezaron a llegar los estudiantes. En torno a las cinco un buen número de personas se concentraban en el exterior de la plaza, algunas haciendo botellón. La organización fue instada entonces a colocar vallas para controlar al público y a abrir otra puerta de entrada, ya que se empeza a invadir la calzada. Se produjo alguna queja vecinal, pero el problema no fue a mayores. Conyser acudió para limpiar los restos que dejaron por la zona.

A lo largo de la tarde la fiesta continuaba en el interior. La hora de cierre estaba prevista a las 12 de la noche. Al inicio de la noche algunos estudiantes iniciaban la fiesta en algunos locales del centro.

Lemas discutibles

La celebración de esta fiesta ha bajado su intensidad en las calles, lugar habitual de novatadas, con huevos, harina y cánticos como protagonistas. La Universidad tiene prohibidas estas prácticas en el campus, así que las hordas de estudiantes veteranos solían hacerse con las calles de Cáceres para pringar a los novatos y someterles a diferentes pruebas, casi siempre en tono lúdico. Camisetas personalizadas con los estudios y los nombres de cada universitario y con algunos lemas de humor discutible como «Házmelo bien y te pongo nota» o «Si me das un buen meneo te apruebo hasta el recreo» abundaban entre los jóvenes que viven estos días su particular viaje iniciático.

Junto al bombo andaban hacia la mediodía de ayer un grupo de estudiantes de Educación Infantil y de Primaria. En el primer grupo Lidia Marcos y María Puerto, ya veteranas, contaban que lo suyo era animar el cotarro, «que la gente se conozca». Ambas rechazaban las bromas pesadas. En otro grupo Jesús Lavela, de Córdoba, estudiante de Educación Primaria y novato, reconocía estar encantado por el ambiente. «Es una cosa divertida».

 

Fotos

Vídeos