El cementerio de Cáceres solo tiene libres 34 nichos nuevos

En el cementerio nuevo ya sólo quedan disponibles 34 nichos, de los últimos 216 construidos. :: A.M./
En el cementerio nuevo ya sólo quedan disponibles 34 nichos, de los últimos 216 construidos. :: A.M.

El Ayuntamiento sacará a licitación por 400.000 euros una nueva batería de 216 tumbas, la tercera fase de la ampliación del camposanto

J. J. González
J. J. GONZÁLEZCáceres

En una ciudad en la que hay que hacer frente a una demanda de dos enterramientos diarios de media, el Ayuntamiento se ve obligado periódicamente a ampliar la capacidad de su cementerio, donde actualmente ya sólo hay disponibles 34 nichos en la parte nueva, en el denominado cementerio nuevo, a los que hay que sumar los que van quedando libres en el resto del camposanto por traslado de restos o caducidad de las concesiones o porque son utilizados por sus titulares para el enterramiento de familiares de manera sucesiva. En todo caso, el Gobierno local reconoce que antes de final de año deben estar los nuevos nichos, por lo que licitará en breve la construcción de otros 216.

El concejal responsable del cementerio, Víctor Bazo, explicó a este periódico en la víspera del Día de Todos los Santos del pasado año que en el horizonte del final de 2018 había que tener listo el nuevo pabellón de nichos, con 216 unidades más. Entonces los técnicos municipales trabajaban ya en la redacción del proyecto de una nueva batería de nichos, la que sería la tercera fase de la ampliación del cementerio. En 2017 se terminó la segunda fase, de 2016 nichos, y en octubre de ese año quedaban libres la mitad, alrededor de 100. Cinco meses después ya sólo quedan 34 disponibles en esta parte nueva.

DATOS

Ampliación
El cementerio fue ampliado en 2011 con una parte nueva, que también se denomina 'cementerio nuevo', ubicado en una parcela de dos hectáreas anexa al antiguo. Costó 1,5 millones de euros. Se construyeron 432 nichos y 216 columbarios en cuatro baterías o bloques cerrados. Comenzaron a utilizarse en 2013.
Segunda fase
El año pasado se sumaron otros 216 nichos, lo que sería la segunda fase de la ampliación. El coste fue de 180.000 euros.
Tercera fase
La tercera fase consistirá en otros 216 nichos, con un presupuesto de 400.000 euros. Podrá salir a licitación la obra el próximo mes de abril.
Ampliación completa
El proyecto de ampliación de 2011, obra del arquitecto Josep Vall, contempla hasta nueve fases con 7.386 unidades de enterramiento.

Con esta cantidad se puede hacer frente a la demanda durante unos tres o cuatro meses más, hasta julio, según estimaciones del propio Ayuntamiento, aunque con los que pueden quedar disponibles en el resto del camposanto, otros dos centenares, no habría problemas hasta final del presente año. No obstante, se puede considerar de urgencia la necesidad de hacer la nueva batería. El concejal reconoce que hay que construir esta tercera fase de la ampliación, que contará con un presupuesto de unos 400.000 euros. Aunque no figura en las inversiones de las cuentas de 2018, la obra se acometería vía modificación presupuestaria. Bazo prevé que este próximo abril estará la obra en licitación y que podrán estar listos para empezar a ser adjudicados a partir del otoño.

En todo caso, insiste en que no hay problemas para hacer frente a la demanda de enterramientos porque, además de los 34 nichos que hay libres en la parte nueva, existen otros en la zona antigua, distribuidos por los distintos pabellones, que van quedando disponibles por caducidad de sus concesiones, por traslado de restos y por el hecho de que hay titulares que van enterramiento a familiares de manera sucesiva.

Deterioro en uno de los pabellones de nichos que serán reparados
Deterioro en uno de los pabellones de nichos que serán reparados / ARMANDO MÉNDEZ

Con todo, el retraso o premura en la construcción de nuevos nichos ha suscitado en varias ocasiones las críticas del PSOE en el Ayuntamiento. Ya alertó en 2015 de la escasez de nichos libres y criticó al Gobierno por el «estado de dejadez» del camposanto. Denunció en julio de 2016 que la obra de construcción de los 216 nichos de la segunda fase estaba paralizada. De hecho, esa segunda fase estaba pendiente desde 2014, con una partida de 250.000 euros. Finalmente la obra fue adjudicada por 180.000 euros a finales de 2015 y comenzó en marzo de 2016, pero no han estado disponibles hasta 2017.

El cementerio fue ampliado en 2011, con u presupuesto de 1,5 millones de euros con cargo al Plan E. Se construyeron 432 nichos y 262 columbarios en las primeras cuatro baterías. Empezaron a utilizarse a partir de 2013. Después se han sumado otras dos baterías, con 216 nuevos nichos. En total son ya 648, a los que se sumarán este año otros 216. Sin embargo el proyecto original de 2011, del arquitecto Josep Vall, contempla un total de nueve fases para llegar a 7.386 unidades de enterramiento, de las que 4.460 serán nichos, en un espacio de casi dos hectáreas, anexo al recinto antiguo.

 

Fotos

Vídeos