El café-museo que cura y la noche que a Ibarra se le ‘apareció’ la Virgen