Cáceres se prepara para el frío

Operarios de Conyser arrojan sal sobre las escaleras del Arco de la Estrella para evitar la formación de placas de hielo. / Jorge Rey

Conyser ha esparcido 9.000 kilos de sal para evitar que se formen placas de hielo en zonas como el Residencial Universidad, La Zambomba o la Ciudad Monumental

María José Torrejón
MARÍA JOSÉ TORREJÓNCáceres

La Agencia de Estatal de Meteorología (Aemet) avisa: una masa de aire frío y seco de origen polar se extenderá durante la jornada de hoy por todo el país, con una bajada generalizada de temperaturas acompañada de heladas. La previsión en Cáceres capital es que los termómetros alcancen valores negativos durante todo el fin de semana. Para mañana, viernes, y para el domingo se prevé una temperatura mínima de dos grados bajo cero. Hoy, jueves, y el sábado la mínima será de un grado bajo cero. Las máximas oscilarán entre los ocho grados del viernes y los 11 del domingo.

Para hacer frente a estas previsiones, la ciudad cuenta con una serie de protocolos dirigidos tanto al mantenimiento del estado de las vías públicas como a las personas que duermen en la calle con el fin de que puedan pasar las noches más frías del año bajo techo.

Desde que arrancó el año Conyser, la empresa concesionaria del servicio de limpieza en la ciudad, ha esparcido 9.000 kilos de sal por distintas calles. Juan Carlos Morán, jefe de servicio de limpieza viaria, explica que el Equipo de Mantenimiento Urbano (Emur) suele actuar en una serie de puntos que ya tienen identificados al ser áreas sombrías, donde la formación de placas de hielo es más frecuente.

En este sentido, cuando las temperaturas nocturnas son tan bajas, los operarios realizan una ruta que incluye barrios como el Residencial Universidad, La Zambomba, Plaza Mayor, Ciudad Monumental, Gran Vía y la zona de unifamiliares de Nuevo Cáceres, además de los puentes situados en Los Castellanos y el R-66, entre otros puntos.

Ante avisos meteorológicos como el de estos días, el Equipo de Mantenimiento Urbano trabaja de forma coordinada con la Policía Local y atiende a las llamadas de los vecinos que detectan posibles heladas en diferentes zonas.

El 112 atendió a dos peatones que se cayeron en Montesol a causa del hielo en la calle

«Estamos preparados para cualquier emergencia», indican desde Cáritas, que brinda cama a los sin techo

El pasado 4 de enero, con apenas 55 minutos de diferencia, dos peatones se cayeron al suelo en el barrio de Montesol debido a la presencia de hielo en la calle. El primer incidente se produjo a las 10.04 horas en la calle Las Águilas y el segundo, a las 10.59 en Los Alimoches. Este viandante fue trasladado al hospital San Pedro de Alcántara en estado leve. El servicio de urgencias y emergencias 112 fue avisado por estos dos incidentes y, después, trasladó a Conyser lo ocurrido para que interviniera en la zona. El martes, día 8, ha sido hasta ahora el día que más sal se ha repartido por la ciudad: un total de 2.000 kilos en una única jornada, informa la empresa.

Para las personas sin hogar

«Estamos preparados para cualquier emergencia», afirma Damián Niso, director de Cáritas Diocesana. Esta organización es uno de los pilares del protocolo del frío, el dispositivo que activa el Ayuntamiento cada 1 de diciembre para que ninguna persona sin hogar duerma al raso durante los días más intensos del invierno.

Cáritas brinda su centro de acogida, situado junto a la estación de Renfe. Y, por primera vez, este año ha reforzado el número de camas disponibles con la puesta en marcha de un centro de emergencia social situado junto a la iglesia de Santo Domingo, con entrada por la calle Ríos Verdes. Este nuevo centro, que dispone de ocho plazas, registra a diario entre cuatro y seis usuarios, que son derivados hasta aquí cuando las 16 plazas de las instalaciones situadas junto a la estación de ferrocarril están completas. «No podemos prever cómo afectará esta ola de frío a la ocupación, pero estamos preparados», insiste Niso.

Cruz Roja también juega un papel fundamental en este protocolo. Cuatro voluntarios salen de lunes a viernes a la calle, entre las diez de la noche y la una de la madrugada, a visitar a la gente que duerme a la intemperie. Les ofrece caldo caliente, mantas y les brinda la opción de dormir en alguno de los dos centros que gestiona Cáritas.

Durante el mes de diciembre, los voluntarios de Cruz Roja trasladaron a cinco personas para que durmieran bajo techo y facilitó tres mantas. En total, según el dato aportado por Delia Álvarez, coordinadora de este servicio, se ayudó a 12 usuarios, de los que tres se encontraban de paso. «En los días más fríos insistimos más en que tienen que dormir en una cama. A los que no quieren, les damos más mantas y más caldo», resume Álvarez.

Por último, la Diputación Provincial cuenta con un plan de viabilidad invernal para atender los 2.000 kilómetros de carreteras que son de su competencia en la provincia.

 

Fotos

Vídeos