El coronel del Cefot avanza que en 2019 seguirá creciendo el número de alumnos

Despedida de los alumnos del Cefot esta mañana / LORENZO CORDERO

Cáceres despidió ayer a 1.072 soldados y antes de un mes vendrán otros 1.340, cifra con la que se bate un nuevo récord

Sergio Lorenzo
SERGIO LORENZOCáceres

«En este año 2018 no nos podemos quejar, y yo creo que en el 2019 vamos a seguir recibiendo alumnos en cantidades considerables. Yo soy optimista en ese aspecto», aseguraba ayer el coronel director del Cefot, Francisco de Asís Ramírez al hablar del futuro del Centro de Formación de Tropa número 1 de Cáceres.

Hacía esta declaración cuando acababa de terminar el acto de despedida de los alumnos del tercer ciclo del año 2017, en donde 1.072 jóvenes (1.032 hombres y 40 mujeres), recibieron los certificados que acreditan que han terminado con éxito su formación de cuatro meses en el acuartelamiento San Ana de Cáceres.

Con todos ellos formados en la explanada del Cefot, en su alocución de despedida, el coronel les recalcó que acababan de pasar de ser alumnos a «soldados de verdad», y que debían estar orgullosos de su trabajo en el Cefot, «porque nadie os ha regalado nada». Les dijo que ahora irán a sus unidades de destino repartidas por toda España, «desde Galicia a Melilla y de Cataluña a las Islas Canarias», y también a misiones en el extranjero como Afganistán y Líbano. Insistió en que tienen que darse cuenta de que representan a España, y que van a unidades muy exigentes en las que tendrán que trabajar mucho. En su intervención recordó al comandante Fernando Yarto, que murió ayer como consecuencia de una herida de bala, en un accidente cuando supervisaba un ejercicio nocturno de fuego real en Jaca.

Llegan más alumnos... y más profesores, esta vez vendrán 40

El que vengan cada vez más alumnos también implica que aumente el número de profesores, ya que se tiene que cumplir una ratio de un profesor por un máximo de 25 alumnos. Eso hace que cuando se bate un nuevo récord con la llegada de jóvenes para formarse, como ocurrirá el próximo 5 de noviembre, también vienen más militares profesores en comisión de servicio a Cáceres, para reforzar la plantilla que hay en el acuartelamiento cacereño. Para el próximo ciclo, con 1.340 alumnos, vendrán 40 profesores en comisión de servicio. Algunos de ellos pasan los cuatro meses en la residencia que hay en el Cefot, pero muchos prefieren vivir en el centro de Cáceres, alquilando una vivienda. No es raro que vengan con su familia, sobre todo en los casos en los que tienen niños de corta edad, que aún no tienen que estar escolarizados.

En el ciclo que ayer terminó, hace cuatro meses empezaron 1.159 jóvenes, de los que 87 abandonaron, unos pocos por haber suspendido y la mayoría por darse de baja voluntaria.

El acto duró poco más de una hora, en la que después de entregar los diplomas, el coronel distinguió al alumno que ha obtenido el número 1 de su promoción, que en este caso es Antonio Manuel Rojas. Antes de romper filas los más de mil jóvenes recitaron a voz en grito, todos a una, el decálogo del soldado.

Los futuros soldados del Ejército de Tierra aprenden en dos Centros de Formación de Tropa (Cefot): en el número 1 de Cáceres y en el número 2 de San Fernando, en Cádiz. Desde hace varios años el extremeño va aumentando en número de alumnos en cada nuevo ciclo, dejando atrás el fatídico año 2012, cuando no hubo alumnos y se temió que las instalaciones militares pudieran cerrar.

Después del 2013 vinieron dos ciclos formativos cada año, con una media de 550 alumnos en cada ciclo. En el año 2017 empezó a subir el número de alumnos que venían a Cáceres. Así, en agosto ya acudieron 820 alumnos, en enero de 2018 la cifra subió a 980, y hace cuatro meses llegaron los 1.159 del ciclo que ayer se ha despedido de Cáceres. Antes de un mes, el 5 de noviembre, vendrán otros 1.340 alumnos del ciclo único del año 2018, lo que supone batir un nuevo récord.

El coronel Francisco de Asís Ramírez recalcaba ayer que en los últimos años «el Cefot ha demostrado que es útil y vamos a seguir teniendo trabajo, que es lo que importa. Seguiremos formando soldados para las comunidades y en un incremento aceptable».

Explicó que aumenta el número de alumnos porque se trata de cubrir bajas. «Las aspiraciones de los soldados son muy distintas - dijo -, algunos no están aquí para toda la vida. Hay gente que utiliza el estar aquí de trampolín para otros destinos, y hay gente que a lo largo de su contrato, si tienen ofertas de otros sitios, pues también se van. Entonces lo que se hace es cubrir esas bajas y mantener la cobertura de tropa que nos exige el Gobierno».

 

Fotos

Vídeos