El socialista Luis Salaya, elegido alcalde de Cáceres con la abstención de Cs

Salaya, con el bastón de mando. /L. Cordero
Salaya, con el bastón de mando. / L. Cordero

«Todos tenemos que demostrar que no hay nada más importante que el progreso de esta ciudad», dijo al lograr el bastón de mando

Sergio Lorenzo
SERGIO LORENZOCáceres

Una llamada al diálogo, a trabajar unidos por el bien de Cáceres, fue lo que pidió Luis Salaya a sus compañeros de la Corporación Municipal cuando este sábado fue proclamado alcalde de Cáceres.

Después de ocho años de gobierno del Partido Popular, con Elena Nevado en el sillón de la alcaldía, ese lugar ahora pasa a estar ocupado por un socialista. Salaya contó con el voto favorable de los nuevos concejales del PSOE y la abstención de los cinco de Ciudadanos.

El pleno de la elección del nuevo alcalde de la ciudad estaba previsto que empezara a las once de la mañana, pero a las diez y media ya estaba lleno el salón esperando la llegada de los 25 concejales. A las 10 horas y 48 minutos lo hizo Salaya con los otros ocho concejales de su partido. Fue recibido con besos y abrazos por sus seguidores, que ya le veían alcalde. En la sala también estaban los tres concejales de Unidas Podemos, el de Vox y los siete del PP. Llamó la atención el abrazo que se dieron el popular Rafael Mateos y Luis Salaya.

A las 10 horas y 54 minutos aparecieron los cinco concejales de Ciudadanos, y sorprendió también el largo abrazo en el que se fundieron el cabeza de lista de Ciudadanos, Francisco Alcántara, y Belén Fernández, secretaria local del PSOE de Cáceres y diputada nacional, que estaba entre el público al igual que las anteriores alcaldesas Elena Nevado y Carmen Heras.

A las 10 horas y 56 minutos empezó el pleno de investidura, cuatro minutos antes de los previsto. La Mesa de Edad la formaron el único concejal de Vox, Teófilo Amores, y la joven socialista Paula Rodríguez, que llevaba una camiseta con la frase 'Girls can do anything' (Las chicas pueden hacer cualquier cosa). Otros concejales que también lucieron prendas reivindicativas fueron el socialista David Santos, con el emoticono del fantasma Gaysper, y Raúl Martín, de Unidas Podemos, con una camiseta republicana y la Memoria Histórica.

Los 25 ediles juraron o prometieron sus cargos, a la vez que recibían sus medallas de concejal, haciéndolo los tres de Unidas Podemos con la fórmula «por imperativo legal», a la que Raúl Martín añadió: «Sin renunciar a mis valores republicanos».

A las 11 horas y 20 minutos el secretario general del Ayuntamiento dio por constituida la nueva Corporación Municipal, pasando a explicar la votación para ser alcalde: el cargo sería ocupado por el candidato que lograra mayoría absoluta en primer lugar; en segundo lugar, por el que contara con más votos; y en caso de empate, por sorteo.

Los cabezas de lista de cuatro de los cinco partidos con representación se presentaron como candidatos, todos menos Ciudadanos cuyos ediles se abstuvieron. Los 9 socialistas votaron a Salaya, los 7 del PP a Rafael Mateos, los 3 de Unidas Podemos a Consuelo López y el concejal de Vox a sí mismo. Terminada la votación, a las 11 horas y 24 minutos el nuevo alcalde de Cáceres ya era Luis Salaya. La sala se alborotó con aplausos y gente levantándose haciendo fotos y vídeos del nuevo regidor con el bastón de mando de la ciudad.

Salaya, ya como alcalde, hizo un discurso de siete minutos, una intervención improvisada porque aseguró que no había querido escribir un texto que igual no leía, haciendo referencia a la incertidumbre sobre las negociaciones políticas que se han mantenido a lo largo de los últimos días. Después de indicar que las últimas 48 horas habían sido muy intensas, y que algún día haría un relato detallado de lo sucedido, dijo sentirse muy orgulloso de todos los concejales y concejalas, de todos los partidos, «por como habéis peleado por el beneficio de la ciudad». Pidió a los 24 ediles que demuestren, «que no hay nada más importante que el progreso de esta ciudad».

Sabiendo que le espera una legislatura complicada, indicó a los 16 concejales no socialistas que «es posible entendernos por el bien de Cáceres». Recordó que la sala de plenos es un espacio de diálogo, y que es necesario que las peticiones para mejorar esta ciudad se escuchen en Madrid y Bruselas.

Francisco Alcántara, Cs. Debuta como concejal con Cs. Su posición es clave para saber si el PSOE tendrá un mandato tranquilo o convulso.

Francisco Alcántara, Cs. Debuta como concejal con Cs. Su posición es clave para saber si el PSOE tendrá un mandato tranquilo o convulso. Oposición o Gobierno, esa es la cuestión

Rafael Mateos (PP), de 38 años, se estrenó en la política municipal hace 4 como portavoz del Gobierno. Ahora ejercerá como jefe de la oposición

Rafael Mateos (PP), de 38 años, se estrenó en la política municipal hace 4 como portavoz del Gobierno. Ahora ejercerá como jefe de la oposición De portavoz municipal a jefe de la oposición

Andrés Licerán, del PSOE, ha sido la mano derecha de Salaya en la oposición junto a Belén Fernández. Llamado a ocupar un papel destacado en el Gobierno.

Andrés Licerán, del PSOE, ha sido la mano derecha de Salaya en la oposición junto a Belén Fernández. Llamado a ocupar un papel destacado en el Gobierno. La mano derecha del candidato Salaya

Teófilo Amores, Vox. Pasa de estar jubilado a ser el primer concejal de Vox. Por talante, discurso y maneras demuestra estar lejos de la ultraderecha.

Teófilo Amores, Vox. Pasa de estar jubilado a ser el primer concejal de Vox. Por talante, discurso y maneras demuestra estar lejos de la ultraderecha. El concejal de Vox alejado de la ultraderecha

A las once horas y 34 minutos se terminó el pleno

Unos minutos después el nuevo alcalde explicó a los medios de comunicación que a partir del lunes iba a empezar a hablar con los otros cuatro partidos con representación municipal, para trabajar juntos por el bien de la ciudad. «Espero – dijo – tener una legislatura con mayorías suficientes para sacar adelante los cambios que necesita esta ciudad. Estoy convencido de que vamos a tener una buena legislatura porque hay políticos extraordinarios en este pleno municipal, en todos los partidos».

Confesó que fue a primera hora de la mañana del sábado cuando el candidato de Ciudadanos le comunicó que se abstendría, lo que le daba la alcaldía, aunque reconoció que hubiera preferido salir alcalde por mayoría absoluta, con el apoyo de Cs, «pero eso no ha sucedido». No obstante, añadió que no está cerrado a ninguna fórmula de gobierno, incluido invitar a Ciudadanos a formar parte de ese gobierno.

Antes del Pleno, el líder de Ciudadanos, aseguró que ninguna de las opciones que tenían de entrar en el Gobierno, con PSOE o con PP, le permitía desarrollar su programa, descartando también estar dos años de alcalde Rafael Mateos y otros dos años él. Alcántara dijo que el nuevo gobierno local estará en minoría y que la formación naranja apoyará «aquello que sea coherente con nuestra visión de la ciudad y con nuestro programa».

Rafael Mateos, por su parte, se remitió a una próxima rueda de prensa para explicar el fracaso de las negociaciones con Cs, que se prolongaron hasta la madrugada. Indicó a la agencia Efe que el PP hará una oposición responsable, «pensando siempre en el interés general de los cacereños».

Más