Un cacereño lleva al Tribunal de Justicia de la UE la situación de las aguas residuales

M. M. N. CÁCERES.

En cada reunión semanal de la Junta de Gobierno local se da cuenta de los parámetros en los que se encuentra el tratamiento de aguas residuales de la ciudad. Los informes revelan los problemas que sufren estaciones como la de la carretera de Malpartida. Hace unas semanas se conoció que la Unión Europea (UE) ha condenado a España por incumplir la directiva de saneamiento y depuración. La sanción es de 10,9 millones por cada semestre de retraso. Ahora, un cacereño ha decidido poner en conocimiento del Tribunal de Justicia «la grave situación medioambiental en nuestra ciudad relacionada con los vertidos de aguas residuales».

Así se lee en el escrito remitido al Tribunal europeo por Fernando García Figueroa, que acompaña un artículo que escribió en HOY el 25 de junio. Habla de «dejadez de nuestras instituciones y gobernantes», así como «riesgo de problemas higiénicos, sanitarios...».

En su documento alude a la Confederación Hidrográfica del Tajo y el Ayuntamiento de Cáceres, por no poner coto a los «vertidos de aguas residuales a cielo abierto». Lo que define como un «grave problema medioambiental» tiene como solución la ampliación de la estación depuradora de aguas residuales. El proyecto, de más de 50 millones de euros, está en marcha aunque no se ha llegado a ejecutar.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos