Un cacereño describe una nueva cirugía ultra-mínimamente invasiva

El podólogo cacereño Alejandro Fernández Gibello, de 27 años. :: CEDIDA/
El podólogo cacereño Alejandro Fernández Gibello, de 27 años. :: CEDIDA

El podólogo Alejandro Fernández es el primer investigador en publicar esta técnica para operar el síndrome del túnel del tarso

Laura Alcázar
LAURA ALCÁZAR

La comunidad médica podrá llevar a cabo la operación del llamado síndrome del túnel del tarso (una especie de ciática en el nervio del tobillo) mediante una incisión tan pequeña en la piel que no precisa puntos de sutura, no deja cicatriz y permite que el paciente pueda salir por su propio pie del hospital tras la intervención quirúrgica.

El avance se debe a un estudio de un joven podólogo cacereño, Alejandro Fernández Gibello. Este especialista de 27 años ha sido el primer investigador en publicar a nivel mundial la descripción de la técnica quirúrgica denominada «ecoguiada» o «ultra-mínimamente invasiva» aplicada en el tratamiento del túnel del tarso. Esta cirugía da un paso más en la reducción de los riesgos asociados a las operaciones y posibles complicaciones derivadas del postoperatorio, superando a otros métodos de mínima invasión como la conocida laparoscopia.

De este modo, la operación se lleva a cabo realizando dos minúsculos cortes de escasos dos milímetros «sin necesidad de abrir la piel», precisa el especialista cacereño, que asegura que el uso de este procedimiento no solo mitiga el dolor sino que también disminuye el riesgo de infecciones. «En lo que se nota principalmente es en que el paciente tiene menos dolor porque la cirugía es menos agresiva y puede salir andando de la intervención», subraya. La pionera técnica es, a su vez, más beneficiosa «a largo plazo» porque al no quedar una cicatriz en la piel «es más difícil que surjan complicaciones y vuelva a pasar», remarca.

Fernández Gibello es el autor principal de esta investigación llevada a cabo junto a otros profesionales de la clínica privada Vitruvio de Madrid y de la Facultad de Medicina de Innsbruck en Austria. La investigación se publicó en la prestigiosa revista 'Surgical and Radiology Anatomy'.

Cirugía convencional, y con la nueva técnica.: CEDIDA
Cirugía convencional, y con la nueva técnica.: CEDIDA

Sobre la mejora que el nuevo método operatorio implica en la medicina del pie, señala que en las intervenciones quirúrgicas es un cambio «importante», pese a que la tendencia a operar hoy en día ya sea mediante técnicas de mínima invasión porque, según matiza, «cuanto más sensible seas con el tejido que estás tratando, menos complicaciones se darán, ya que esto es menos invasivo que la cirugía de mínima invasión». La innovadora técnica tampoco afecta a las terminaciones nerviosas de la piel. «Lo que haces -prosigue- es cortar dentro sin dañarla, y tampoco a la grasa y músculos».

Fernández Gibello advierte sobre la confusión que se genera entre el síndrome del túnel del tarso y otra dolencia «más frecuente» como la fascitis plantar que sufre el «diez por ciento» de la población mundial. «Hay pacientes que piensan en esa patología al sentir un dolor u hormigueo en la planta del pie, cuando en realidad es un atrapamiento del nervio que pasa por el tobillo, como si se tratara de una ciática en este nervio», detalla.

Diabéticos

El equipo que lidera el cacereño ha publicado solo dos partes del estudio. La tercera, ahora en su fase inicial de investigación, se abordará en los pacientes considerados de riesgo, como los diabéticos. A juicio del especialista, el futuro de la nueva cirugía pasa por tratar a estos enfermos, de los que indica «el 30 por cierto desarrolla alguna lesión con compresión del nervio del tarso». En este sentido, las personas diabéticas que hasta ahora no podían ser operadas por cirugía convencional, verán reducida su neuropatía y podrán mejorar la cicatrización de las úlceras.

Alejandro Fernández Gibello está desarrollando su carrera profesional y completando su formación académica en la capital de España. Se graduó en Podología y Fisioterapia por la Universidad Europea de Madrid y cuenta con cuatro másteres oficiales, entre ellos, uno de Cirugía de Mínima Invasión y otro en Terapia Manual Ortopédica para el Control del Dolor, además de diferentes especializaciones médicas. Actualmente, compagina su trabajo en la Clínica Vitruvio con el doctorado en Medicina y Cirugía que cursa en la Autónoma sobre la aplicación de esta cirugía en los diabéticos. Pese a su juventud, Fernández Gibello es también profesor colaborador en la Universidad La Salle donde dirige, al mismo tiempo, el curso universitario de 'Experto en Podología Deportiva'.