Un brindis al cielo con el pitarra del 'señó' Antonio

Amigos de Antonio Polo brindan en su honor con pitarra en El Rincón de Europa./Amando Méndez
Amigos de Antonio Polo brindan en su honor con pitarra en El Rincón de Europa. / Amando Méndez
María José Torrejón
MARÍA JOSÉ TORREJÓNCáceres

Milagrosa no olvida las palabras que solía decirle su tío: «Cuando me muera, no llores por mí. Te vas a beber unos vinos». Dicho y hecho. Antonio Polo Cortés, que trabajó durante toda su vida en el garaje Norba de la avenida Virgen de la Montaña, falleció el pasado 20 de febrero a los 73 años de edad. El 9 de marzo se celebró una misa en su recuerdo en la parroquia de Fátima, a la que acudieron familiares y amigos. Al término de la eucaristía, Milagrosa decidió cumplir el último deseo de su tío, que no tenía hijos. Los asistentes a la ceremonia religiosa pusieron rumbo al bar El Rincón de Europa, situado en la calle Argentina.

A este establecimiento, regentado por Aurelio Tello y Mari Ángeles Rosado, acudía a diario el señor Antonio, como le conocían en el local. Una vez aquí, la sobrina invitó a todos los conocidos de su tío a una ronda, siguiendo los deseos de su tío. Pensó que era la mejor forma de darle el último adiós.

La cosa no quedó ahí porque en el bar también han querido brindarle un pequeño homenaje. Antonio, amante de los coches antiguos y del flamenco, solía beber vino de pitarra. Ahora ese vino se sirve en una botella de cristal con una foto del fallecido bajo la leyenda: Vino pitarra 'Señó Antonio'. «Era una gran persona y hemos creído que era una buena forma de recordarle», zanja Aurelio.

El Rincón de Europa es un negocio familiar que recientemente ha celebrado sus 20 años de historia. En la región existe la Asociación Extremeña de la Empresa Familiar, que hace unos días organizó una actividad dirigida a los más pequeños de la casa. Desde su foro de jóvenes, el colectivo programó una visita al establecimiento que Burger King tiene en la Ronda Norte. 25 niños conocieron de primera mano el proceso de elaboración de una hamburguesa y se adentraron el lugares hasta ahora desconocidos para ellos, como la cocina o el almacén.

De excursión por Extremadura han estado esta semana los jóvenes suecos que participan en un intercambio con los alumnos del IES Norba Caesarina. Han tenido una agenda de lo más apretada. El lunes los chavales sembraron árboles en el recinto del instituto y se adentraron en la poesía de ocho autores extremeños que han escrito sobre naturaleza. Ese mismo día, por la tarde, realizaron un recorrido por la Ciudad Monumental con las leyendas como hilo conductor. Monfragüe, Plasencia, Mérida y Trujillo han formado parte del itinerario que el grupo, procedente de un centro de Estocolmo, ha realizado por la región.

Hasta Roma ha viajado el pintor cacereño Luis Miguel Vaz-Romero Moreno, que ha aceptado la invitación para participar en la primera Bienal Internacional de Arte Contemporáneo de Etruria. La muestra, de carácter multidisciplinar, se inauguró ayer en la Vía de la Greca, en un edificio municipal institucional situado junto al Circo Máximo de Roma.

«Tengo el honor de ser el único pintor que representa a España en este certamen internacional», señala el artista, que participa con la obra titulada 'Tu mirada perdida', que formó parte de la exposición de pintura '20 Evas y un pintor', que el autor exhibió hace unos años el Palacio de la Isla.

A propósito de exposiciones, dos grandes salas de la ciudad han renovado esta semana sus propuestas. El jueves inauguró en la sala de arte El Brocense Adrián Ssegura (Cáceres, 1985) la muestra titulada 'Ellas', donde aborda la trata de mujeres para la explotación sexual con el fin de visibilizar esta realidad. Y, mientras tanto, en Pintores 10 ha recalado la obra de Esther Aragón: 'Nos vemos en azul'. La muestra reúne cerca de una treintena de trabajos, con el mar y el agua como protagonistas.

Esta semana también ha sido importante para el colegio mayor universitario San José, que ha celebrado la fiesta de su patrón y ha impuesto las becas a sus 31 colegiales de segundo año. En esta ocasión, el padrino de honor ha sido Francisco Duque, que fue rector de la Universidad de Extremadura de 2004 a 2010.

Las últimas líneas de hoy son para la conferencia que ayer ofrecieron en la casa de la cultura de Malpartida de Cáceres José Manuel Ciria, Javier Remedios y Fernando Castro bajo el título 'Sin, sobre, tras (la pintura)', en referencia a la exposición homónima del Museo Vostell. La charla forma parte del ciclo Aula HOY, que organiza este diario. Antes, en la Plaza Mayor de la localidad cacereña, se desarrolló una 'performance' sobre identidades perdidas como homenaje a Vostell, donde se abordó el carácter político de la información.