El blindaje de edificios históricos contra las palomas llega a Santiago

Los trabajos comenzaron el pasado jueves en el exterior de la iglesia de Santiago. :: armando méndez /
Los trabajos comenzaron el pasado jueves en el exterior de la iglesia de Santiago. :: armando méndez

La actuación, que trata de favorecer la anidación del cernícalo primilla en la parte antigua, prevé intervenir en 227 mechinales

María José Torrejón
MARÍA JOSÉ TORREJÓNCáceres

El proyecto 'Life Zepaurban', que persigue la nidificación del cernícalo primilla en detrimento de la paloma, gana terreno en el casco histórico cacereño. Arrancó a finales de 2017 en el centro cultural San Jorge y esta semana ha llegado hasta la iglesia de Santiago.

Una grúa de grandes dimensiones se ha instalado en esta plazuela bajo la batuta de la empresa de consultoría y obras Melmomar. Esta firma ha resultado ser la adjudicataria de la intervención, que la Junta de Extremadura ha contratado por un importe de 10.200 euros más IVA. La actuación no sólo afectará a la iglesia de Santiago. Durante los próximos días llegará, además, a otros ocho inmuebles históricos.

Ernesto Chacón Calderón, director de área medioambiental e ingeniero de montes de Melmomar, explica que la actuación reside en tapar los mechinales de estos edificios -son los pequeños huecos cuadrados que hay en las fachadas, surgidos durante el proceso de construcción para meter en su interior los palos horizontales de los andamios- con unas piezas de barro cocido. Estas piezas tienen un orificio de 6,5 centímetros de diámetro, que permite el acceso al hueco al cernícalo primilla pero excluye a las palomas.

La iglesia de San Mateo, la Torre de Sande y los Golfines de Arriba, próximos objetivosSe colocarán piezas de barro en los huecos delas fachadas por las que no caben las palomas

En total, la empresa Melmomar tiene previsto adecuar 227 mechinales con piezas de barro para cernícalos. Y, además, intervendrá en otros 80 huecos. En este último caso las piezas llevan una pequeña abertura inferior, destinada esta vez a fomentar la cría de vencejos.

El proyecto 'Life Zepaurban' tiene como principal objetivo desarrollar un modelo de gestión de las zonas de especial protección para las aves (zepa) urbanas en Extremadura, que asegure la conservación del cernícalo primilla a largo plazo, adoptando medidas de conservación que reduzcan o eliminen sus principales amenazas en los hábitats urbanos y potencien el valor de esta especie como recurso socioeconómico a nivel local.

Hay que tener en cuenta que el cernícalo primilla no es un pájaro más. Es el ave estrella de la ciudad. De hecho, gracias a su presencia, la Ciudad Monumental de Cáceres está reconocida como zepa urbana, dado que habita en sus palacios y casonas. Esta pequeña rapaz constituye, además, por sí sola un reclamo para el creciente turismo ornitológico.

Sin embargo, el cernícalo primilla no campa a sus anchas por el casco viejo cacereño porque tiene una dura competidora. La paloma compite con el cernícalo por ocupar los huecos disponibles. Hasta ahora. «Las obras permitirán que los primillas cuenten con más y mejores lugares para nidificar. A la vez se evitará drásticamente la nidificación de las palomas domésticas, una especie que compite con el cernícalo por los huecos disponibles y que además provocan molestias y perjuicios en los edificios», tal y como se expone en la página web del proyecto 'Life Zepa Urban', financiado al 74 por la Unión Europea.

Lo próximo

La actuación en la iglesia de Santiago arrancó el pasado jueves, 11 de enero, y está previsto que concluye mañana, lunes, según explica Ernesto Chacón. En total, en este templo se intervendrá en la adecuación de 78 mechinales, según el dato facilitado por la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Extremadura.

Pieza de barro para mechinales
Pieza de barro para mechinales / A. Méndez

A continuación, el martes, la empresa se desplazará hasta el entorno de la Plaza de San Mateo. Una vez aquí, actuará en la Torre de Sande y en la iglesia de San Mateo. En el primer enclave está previsto la colocación de 16 piezas de barro y el cierre de cuatro mechinales. Mientras tanto, en San Mateo se colocarán nueve piezas y se cerrarán dos huecos de la fachada.

Durante los siguientes días, el miércoles, jueves y viernes, la grúa estará en el Palacio de los Golfines de Arriba (se colocarán 23 piezas de barro), en el Palacio de la Generala (se adecuarán 34 mechinales para el cernícalo primilla y se cerrarán otros 14) y en el Palacio de los Rivera, sede del Rectorado. En este inmueble se intervendrá en 15 mechinales y, además, se colocarán dos cajas nidos exteriores.

El fin de semana del 20 y 21 de enero será el turno del Palacio Episcopal. Este trabajo se realizará el sábado y el domingo debido a que será preciso cortar la calle que une el Arco de la Estrella con la Plaza de Santa María y la Policía Local ha estimado que es mejor hacerlo durante un fin de semana. En esta construcción se intervendrá en un total de 83 huecos, de los cuales 42 quedarán adaptados a cernícalos y 41 se cerrarán.

Y, por último, el lunes, día 22, Melmomar intervendrá en el Complejo Cultural San Francisco, el único edificio incluido en el proyecto situado fuera del casco viejo. En total, se intervendrá en 17 huecos. «La obra como tal no es difícil, lo complicado es acceder al mechinal», resume Ernesto Chacón. A diferencia de la obra ejecutada en el centro cultural San Jorge, para estas intervenciones no se instalarán andamios. Todo se hará con grúa y plataforma elevadora.

Veletas y Moctezuma

A los nueve edificios donde se intervendrá durante los próximos días hay que sumar otros dos, dependientes de la Junta de Extremadura. También quedarán blindados a las palomas el Museo de Cáceres (ubicado en el Palacio de las Veletas) y la sede del Archivo Histórico Provincial (Palacio de Moctezuma). En este caso, los trabajos los realizará la empresa RC Obras S.A. por un importe de 5.245 euros más IVA. En el Archivo Histórico Provincial se adecuarán 49 mechinales para cernícalos y se instalarán ocho nidales exteriores, mientras que en el Museo de Cáceres se colocarán 30 placas de barro y, además, se adecuarán 17 mechinales en pináculos.

El cernícalo primilla es una especie protegida. Según datos recientes manejados por la asociación conservacionista Seo-BirdLife, su población ha descendido un 40 por ciento en los últimos años. La capital cacereña cuenta con unas 160 parejas de cernícalos. El proyecto 'Life Zepaurban' tiene un presupuesto total de 2,7 millones de euros para intervenir no sólo en Cáceres, sino en toda la región, y un plazo de ejecución que se prolonga hasta diciembre de 2020.

 

Fotos

Vídeos