El Ayuntamiento de Cáceres no resuelve las alegaciones de la empresa de la mina

Operarios de una subcontrata de TEL durante los trabajos en la falda de la Montaña. :: hoy/
Operarios de una subcontrata de TEL durante los trabajos en la falda de la Montaña. :: hoy

Ocho meses después de la suspensión de los trabajos en Valdeflores, Tecnología Extremeña del Litio sostiene que el expediente ha caducado

Manuel M. Núñez
MANUEL M. NÚÑEZCáceres

Se cumplen ocho meses desde que el Ayuntamiento decretó la paralización «inmediata» de los trabajos de la empresa de la mina en Valdeflores. El Consistorio dejó el caso en manos del área de Disciplina Urbanística. Los informes técnicos avalaron que las actuaciones de Tecnología Extremeña del Litio (TEL) en la falda de la Montaña no se ajustaban «a las condiciones establecidas en la licencia de obras» ni se correspondían con el permiso de investigación que otorgó la Dirección General de Medio Ambiente.

La mercantil que integran Sacyr e Infinity Lithium presentó alegaciones en el plazo establecido de 15 días. Desmintió haber abierto nuevos caminos y aseguró que no fue necesaria la tala de árboles «de interés natural». A pesar del tiempo transcurrido desde el pasado 16 de febrero hasta hoy, la administración local sigue sin resolver el expediente y dar respuesta a las alegaciones. TEL sostiene que a estas alturas está vencido.

«El expediente ha caducado», confirma la sociedad que promueve la extracción de litio en la Montaña. «Aún no hemos recibido respuesta por parte del Ayuntamiento», señalan desde el departamento de comunicación de TEL a consultas de HOY. El equipo de Gobierno admite que las alegaciones no se han resuelto todavía, ya que se estaba a la espera de un informe de evaluación por parte de la Consejería de Medio Ambiente, a la que el Consistorio ha pedido que se pronuncie. Ese informe técnico se va «a pedir de nuevo», indica el Consistorio. «Se entiende -explica- que es fundamental para evaluar el daño causado».

El Consistorio pide a Medio Ambiente que se pronuncie y la Junta responde que ya lo hizo

Por tanto, la situación no ha tenido apenas avances en más de medio año de tramitación administrativa. En la Plataforma Salvemos la Montaña siguen el asunto con atención, ya que se entiende que el propio Ayuntamiento podría haber hecho dejación de funciones en caso de permitir por falta de respuesta la caducidad del expediente, tal y como mantiene la empresa promotora del proyecto minero. Pese a todo, la versión del Consistorio es muy distinta. No desmiente que se haya podido llegar a esa caducidad, pero, aclara, «aunque pudiera caducar el expediente sancionador, la infracción no prescribe y se podría abrir otro».

El pasado 16 de febrero, para garantizar la eficacia de la resolución que se dictó en el Ayuntamiento se decretó la «inmediata suspensión, paralización y precinto de obras». Además, se ordenó «el depósito de la maquinaria». La obra fue precintada y la Policía Local tomó la zona.

Los técnicos municipales entendían que la actividad desarrollada por TEL y sus subcontratas no se estaba ajustando a los permisos. Por ejemplo, se apuntaba que el Plan General Municipal prohíbe las talas y la apertura de nuevos caminos.

En sus alegaciones, la empresa negaba haber ejecutado esos accesos o arrasado especies arbustivas de interés natural. Además, ya detalló previamente que las balsas de decantación estaban previstas «en el plan de restauración aprobado mediante informe ambiental firmado por la Dirección General de Medio Ambiente de la Junta de Extremadura el 1 de agosto de 2016».

También desmintió haber desarrollado sondeos en la zona de dominio hidráulico del arroyo Valhondo o haber realizado calicatas.

La Junta de Extremadura

Desde la Consejería de Medio Ambiente se contradice la versión municipal. Mientras que el Ayuntamiento plantea esa solicitud de informe técnico, la Junta sostiene que ese documento ya se remitió. «A solicitud del Ayuntamiento de Cáceres se envió un informe comunicándole que se necesitaba evaluación de impacto ambiental por la apertura de nuevos caminos». En cualquier caso, las alegaciones continúan pendientes de respuesta.

Curiosamente, la propia administración regional tramita a su vez un expediente sancionador contra TEL. «Son expedientes distintos y si el Ayuntamiento no responde a las alegaciones y ha paralizado su expediente no tiene nada que ver con la situación y tramitación del nuestro», resalta Medio Ambiente. «No puede achacar que está esperando un informe que ya se ha enviado», concluye.

Los técnicos de la Dirección General comprobaron que en Valdeflores se construyeron nuevos accesos y hubo «modificaciones sustanciales en el trazado» de los existentes sin el correspondiente informe de impacto ambiental.

Tampoco hay resolución aún, pero a la vista de los incumplimientos la sanción de la Junta a TEL es la conclusión más probable, como ya se ha informado. En este caso, la personación de «interesados a los que hay que dar audiencia» ha alargado el proceso.

 

Fotos

Vídeos