El Ayuntamiento de Cáceres rechaza la subida de precios de la ayuda a domicilio que pide Eulen

El interventor del IMAS alega que la revisión al alza no es posible por impedirlo una ley de carácter estatal

Cristina Núñez
CRISTINA NÚÑEZCáceres

El consejo rector del Instituto Municipal de Asuntos Sociales (IMAS) rechazó ayer la petición de subida de precios hecha por la empresa concesionaria de los servicios de atención a domicilio, Eulen, que el pasado mes de mayo solicitó una subida al alza en las tarifas para igualarse a los precios específicos del sector de la dependencia. Según el informe emitido por la secretaria delegada del IMAS y el interventor de este organismo no es posible este aumento por establecerse en el contrato que el precio de estos servicios dependen de otras normativas superiores, de carácter estatal.

Está en vigor el Real Decreto 55/2017, por el cual, y salvo que se apruebe expresamente una fórmula de revisión de precios aplicable por el Consejo de Ministros, los precios han de ser los mismos. Según el interventor del IMAS no se tiene constancia de que el Consejo de Ministros haya aprobado una fórmula de revisión para este contrato.

En este informe también se señalan algunos errores de forma como que la solicitud de Eulen no fue presentada en Registro del Ayuntamiento y no figura en la misma fecha de presentación, un elemento fundamental para el cómputo de plazos. Por otro lado, la firma del solicitante no se corresponde con el firmante del contrato. Todos los concejales de los partidos que forman parte del Ayuntamiento votaron en contra de esta subida tras conocer el informe desfavorable.

El IMAS formalizó su contrato el 21 de marzo de 2017, habiendo sido objeto de segunda prórroga con una duración de 12 meses, desde el 1 de enero al 31 de diciembre de 2019. La adjudicación asciende a un importe de 987.762 euros más IVA.

Además del consejo rector del IMAS, ayer se celebraron los del Instituto Municipal de la Juventud (IMJ), el Instituto Municipal de Deportes (IMD) y el de la Universidad Popular. En todos ellos se aprobaron las liquidaciones de las partidas económicas del año 2018.

Los grupos municipales del PSOE, PP y Vox votaron a favor de que estas liquidaciones pasen al Tribunal de Cuentas, mientras que Unidas Podemos se abstuvo.