La avería en un colector afecta a la cueva de Maltravieso, advierte la barriada cacereña de Llopis

Momento de la intervención de los operarios de Conyser. :: l. cordero/
Momento de la intervención de los operarios de Conyser. :: l. cordero

Manuel M. Núñez
MANUEL M. NÚÑEZCáceres

«Es una muestra del abandono al que está sometido nuestro barrio. No es la primera vez que pasa y cada vez que se produce la avería nos encontramos con el mismo problema». Así explicaba ayer el presidente de la asociación de vecinos de Llopis Ivorra y el Espíritu Santo, José Antonio Ayuso, la situación vivida a primera hora del sábado con la avería de un colector de la zona, en la Avenida de Dulcinea. Las imágenes hablaban por sí mismas con el agua brotando hacia el exterior como si de una fuente se tratase.

Ayuso fue de los primeros residentes en advertir el problema, que además afecta, avisa, a la propia cueva de Maltravieso. Se produjo un importante atasco y obligó a intervenir a mediodía a los operarios de la contrata de limpieza, Conyser. «Llevamos seis años denunciándolo y no se da una solución. Es una situación preocupante ya que se filtran aguas fecales a la cueva de Maltravieso y el centro de interpretación», lamenta Ayuso.

El presidente vecinal espera que tras esta última avería se tomen medidas por parte del Ayuntamiento, al que se dirige de forma periódica para hacerle llegar las deficiencias que sigue teniendo la popular barriada cacereña.