Las autoescuelas cacereñas, en pie de guerra, piden la dimisión de la jefa de Tráfico

Javier Miralles, de la autoescuela Gran Vía, se ha erigido principal activista de una causa secundada por más formadores. :: /ARMANDO MÉNDEZ
Javier Miralles, de la autoescuela Gran Vía, se ha erigido principal activista de una causa secundada por más formadores. :: / ARMANDO MÉNDEZ

Los formadores anuncian una concentración para el jueves día 16 mientras desde la Jefatura Provincial se traslada un mensaje de tranquilidad

J. CEPEDA

La problemática existente en la ciudad de Cáceres con los exámenes del carné de conducir se recrudece. Lejos de llegar a un entendimiento, las autoescuelas están en pie de guerra con la Dirección General de Tráfico, hasta el punto de que los formadores exigen ya la dimisión de la jefa provincial de Tráfico, Cristina Redondo, así como de la subjefa provincial y del coordinador de los examinadores: «Están haciendo dejación de funciones», explica Javier Miralles, gerente de la autoescuela Gran Vía y erigido en las últimas fechas principal activista de los negocios afectados. Una voz que en esta causa representa el sentir de históricas autoescuelas locales como Las Arenas, Record, San Jorge, Fleming e Ibiza, entre otras.

Más información

En lo que va de verano son 125 los alumnos que no han podido examinarse de la prueba práctica para la obtención del carné de conducir. La falta de examinadores, tan solo seis para toda la provincia tras no haberse repuesto las últimas vacantes por jubilaciones, así como la alta demanda de aspirantes en la época estival, dibuja un escenario del que ya alertaron las autoescuelas justo antes de los meses críticos, cuando pidieron que se tomasen unas medidas preventivas que finalmente no han sido tales.

La problemática

Alta demanda.
Los picos de la época estival han generado una bolsa de espera para los exámenes prácticos del carné de conducir.
Escasez examinadores.
Tan solo seis prestan servicio en Cáceres, donde no se han repuesto las últimas vacantes por jubilaciones.
Ocasional.
Tráfico defiende que se trata de una situación ocasional y recalca que ningún alumno de Cáceres quedará sin examinarse durante el presente ejercicio.

El propio Javier Miralles, junto a otros representantes, ya mantuvo hace algunas semanas una reunión con el subdelegado del Gobierno en Cáceres, José Antonio García, así como con la jefa de Tráfico. Un encuentro que finalmente no se tradujo en la aplicación de medidas complementarias para paliar el desfase existente. El pasado viernes, critica Miralles, «fue la propia Cristina Redondo la que nos convocó para vernos el lunes, pero cuando ese día mandamos a un representante para fijar la hora de la reunión nos dijo que no iba a recibir a nadie y que la estábamos coaccionando», relata sorprendido.

Petición oficial

Ante tal situación, los formadores cacereños, con el amparo de los alumnos afectados y de profesores de otras localidades –como son los casos de Trujillo o Coria–, se concentrarán el día 16 a las puertas de la Jefatura Provincial con el objetivo de hacer llegar sus reivindicaciones. «Vamos a pedir permiso a la Subdelegación del Gobierno para que nos dejen manifestarnos». También estudian la posibilidad de establecer una recogida de firmas con el objetivo de que la reivindicación tenga el mayor peso posible.

A través de la voz de Miralles, las autoescuelas critican que los examinadores de Cáceres tampoco quieren arrimar el hombro con horas extraordinarias, «a pesar de que el año pasado nosotros tuvimos que aguantar su huelga pacientemente». Sí estarían dispuestos a colaborar, afirma, examinadores de la provincia de Badajoz, donde durante este verano no se están dando este tipo de problemas. Una opción que, no obstante, parece poco probable que pueda llevarse a cabo.

Tráfico

Desde la Jefatura Provincial de Tráfico se defiende que «los tiempos de respuesta en Cáceres están dentro de la media nacional y muy por debajo de las ratios que existen en los países de la Unión Europea». En una réplica facilitada a este diario, la Administración destaca que «el calendario correspondiente a los meses de verano se ha diseñado para que la capacidad de examen se distribuya de forma equitativa y proporcional entre los distintos centros, tanto en Cáceres capital como en el resto de localidades, en función de la población y número de alumnos», se indica.

Tráfico reconoce que, por incremento de la demanda, «hay ocasiones en las que parte de los aspirantes no pueden ser evaluados de la prueba práctica en la convocatoria subsiguiente y deben ser convocados para una posterior, no mediando más de 15 días de acuerdo con el calendario hábil de la Jefatura». En cualquier caso, desde la delegación se manda un mensaje tranquilizador: «Ningún alumno quedará sin examinarse, pues la Jefatura continuará prestando servicio todo el año y los aspirantes pueden elegir tanto la fecha como el lugar de examen que más les interese».

Una declaración de intenciones que no convence a los profesionales del sector: «Hoy –por este martes–, un chico que irá de Erasmus se nos ha marchado porque no le podemos asegurar que le podamos examinar el día 23 de agosto», ejemplifica Miralles, refiriéndose al éxodo que padecen algunas de las autoescuelas

El dato

125. Es el número de alumnos que no han podido examinarse de la prueba práctica para la obtención del carné de conducir durante el pasado mes de julio. La DGT en Cáceres no hace exámenes entre el 1 y el 17 de agosto, por lo que las autoescuelas cacereñas, que reclaman más medios a la Administración, temen un incremento de las cifras en las próximas fechas. También denuncian un éxodo de alumnos.