Atrio da otro impulso a la oferta turística en la Ciudad Monumental

Vista de la Casa de los Vargas-Figueroa, en la Cuesta de la Compañía, donde se abrirán un albergue y un restaurante. :: lorenzo cordero/
Vista de la Casa de los Vargas-Figueroa, en la Cuesta de la Compañía, donde se abrirán un albergue y un restaurante. :: lorenzo cordero

El anuncio de nuevos negocios en el recién adquirido palacio se suma a otras iniciativas culinarias y hoteleras en el recinto intramuros

LAURA ALCÁZAR CÁCERES.

El pasado miércoles -tal y como publicaba HOY-, los reconocidos empresarios de Atrio, José Polo y Toño Pérez, se hacían en subasta pública con un nuevo palacete en la plaza de Los Golfines por 1,2 millones de euros. La noticia fue muy bien recibida por los representantes institucionales de la ciudad, que dieron el visto bueno al proyecto y aplaudieron la iniciativa emprendedora de sus promotores.

De la nueva inversión de la pareja, que por tercera vez pone sus ojos en la Ciudad Monumental para afianzar su sello de lujo, todos esperan que sirva de impulso para reforzar la oferta turística de calidad que se está implantando en el recinto intramuros y contribuya a erradicar la imagen de museo medieval al aire libre que durante mucho tiempo ha proyectado la Ciudad Monumental.

Hoy, la tónica de calles y plazas vacías al término de la jornada laboral en los edificios institucionales se va superando, y la escalada de posiciones que ha experimentado la ciudad de Cáceres como destino de interior en el panorama nacional, está propiciando que afloren nuevas iniciativas hoteleras y de restauración. Y que otros establecimientos con una larga trayectoria en la Ciudad Monumental -ya más que consolidados- aumenten sus cifras de negocio.

Atrio sumará a su actual oferta hotelera once exclusivas suites en la Casa de los Paredes

Desde la agencia de viajes 'Asesoría del Viajero' en Ávila, refrendan este repunte turístico de la ciudad. «El rodaje de películas y la promoción en el grupo de las Ciudades Patrimonio están impulsando mucho el turismo y gestionamos muchas más reservas a Cáceres», sostiene Rocío Casasola, agente de viajes de la empresa.

Plazas hoteleras

Un veterano en el enclave monumental es el Parador de Turismo con 40 habitaciones. Abrió sus puertas en Cáceres en 1989 y la pasada Semana Santa rozó el lleno, con un 90 por ciento de ocupación, según difundió la cadena hotelera pública. El histórico edificio se sometió a una renovación integral entre 2009 y 2011 que le ha dotado de espacios más modernos y confortables, acordes a la categoría de cuatro estrellas que ostenta. Todo bajo el sello de confianza y calidad que representa la marca Paradores entre las cadenas del país.

José Polo y Toño Pérez en la puerta de su nuevo palacio
José Polo y Toño Pérez en la puerta de su nuevo palacio / Jorge Rey

El Parador y Atrio son los dos únicos hoteles que, como tales, operan dentro de la zona amurallada, pero no los únicos establecimientos que alojan huéspedes. En 2010, éste último incorporó nueve lujosas habitaciones y cinco suites, convirtiéndose en el primer cinco estrellas de Intramuros. Atrio completará el próximo año su oferta hotelera de alto 'standing' cuando inaugure las once exclusivas suites que está habilitando en la Casa Paredes, situada en la calle Ancha -a escasos metros del actual hotel-, donde también se encuentra el Parador.

La Casa de los Vargas-Figueroa acogerá un albergue para 30 plazas y un restaurante con jardín

El nuevo proyecto en el palacio que adquirieron el pasado martes no contempla plazas hoteleras, al menos no es la idea que en principio tienen y han avanzado los empresarios, que se inclinan más por dotar al inmueble de un centro de convenciones con un aforo de 300 plazas, un área de relax para sus huéspedes, con gimnasio y 'hamman' o 'spá', y un nuevo espacio gastronómico basado en una cocina más 'casual' que ponga en valor los productos extremeños.

Por otra parte, en la Cuesta de la Compañía, entre las plazas de San Jorge y San Mateo, la Casa de los Vargas-Figueroa se encuentra inmersa en un proceso de rehabilitación que gestiona la Fundación Gaspar del Búfalo, para instalar otra ambiciosa iniciativa turística que proyecta un albergue de 30 plazas, un centro de interpretación para conocer la historia de los misioneros de la Preciosa Sangre, restaurante con patio ajardinado y una sala de reuniones.

Más información:

Pero más allá de la distinción de Atrio y del Parador de Turismo, tanto en la Ciudad Monumental como en sus aledaños se ha impuesto la tendencia a abrir modernos apartamentos turísticos en señoriales edificios. Precisamente, el entorno de la plaza de Santiago se está convirtiendo, en este sentido, en un foco turístico de primer orden, en el que se concentran lujosos alojamientos de este tipo, a los que se sumará el futuro hotel de cinco estrellas del Palacio de Godoy que presentó el pasado diciembre un grupo inversor peruano.

Calidad culinaria

El paquete turístico de intramuros se completa con una cocina de calidad en coquetas taperías con platos asequibles y actualizados, como Calenda, La Cacharrería, La Puerta de Mérida o Los Golfines. Y con la alta gastronomía de los restaurantes clásicos de mantel fino, como el emblemático Torre de Sande, un referente en la zona junto a su vecino, el estrellado Atrio.

En 2015, la Fundación Mercedes Calles-Carlos Ballestero, con 150.000 visitas cada año, también se lanzó a la aventura gastronómica, abriendo en San Jorge su cafetería, el Jardín de Ulloa. Y entre paseo y tapa, los tocinillos de cielo y los merengues de las monjas jerónimas de la calle del Olmo, no han dejado de endulzar la Ciudad Monumental.