Arranca el proyecto para recuperar las fachadas de Hernando de Soto, en Cáceres

Arranca el proyecto para recuperar las fachadas de Hernando de Soto, en Cáceres

El proceso de contratación de las actuaciones para la revitalización urbana de la calle ya está en marcha

M. M. NÚÑEZCÁCERES.

De la remodelación y rehabilitación de la calle Hernando de Soto, en pleno centro, se lleva hablando meses. El hartazgo de los vecinos por la dejadez y la suciedad de la vía quedó de manifiesto cuando presentaron en el Consistorio un escrito respaldado por 134 firmas en el que afirmaban que no podían esperar más. «No podemos vivir así. Hernando de Soto se está haciendo conocida por su abandono», lamentaban. El Ayuntamiento ya ha tomado cartas en el asunto y está a punto de cerrar la contratación del proyecto de recuperación, que será sufragado con fondos europeos.

La iniciativa ya ha cumplido incluso el plazo de presentación de ofertas por parte de las empresas interesadas y llegará con el nuevo Gobierno a mesa de contratación municipal. Se denomina: «Revitalización social y urbana de la calle Hernando de Soto y su entorno». Se trata de un proyecto piloto con un plazo de ejecución de cuatro meses para lo que se conoce como 'laboratorio de artes'. Se considera inviable la posibilidad de que las acciones previstas se puedan desarrollar en menos de un mes, tal y como recoge la documentación de la iniciativa.

La inversión presupuestada en principio ronda los 40.000 euros. Son exactamente 37.161 euros. La partida cuenta con la cofinanciación de la Estrategia de Desarrollo Urbano Sostenible e Integrado, que se conoce como DUSI. Cáceres ha logrado 10 millones de euros por esta vía para distintos proyectos como la ampliación del Parque del Príncipe o las escaleras de Alzapiernas, entre otros.

En el caso de Hernando de Soto se abordan intervenciones en fachadas cuyo deterioro se hace evidente. En concreto, se ejecutarán murales de arte urbano con pintura en 285 metros cuadrados. Al menos 30 metros cuadrados llevarán el diseño de un taller participativo con colectivos juveniles. La zona de actuación incluye los números 24 y 26 de la calle Hernando de Soto, un lateral con entrada por Camino Llano 34 y el panel frontal del que se conoce como 'edificio Eroski', con entrada también por Camino Llano y una superficie de 147 metros cuadrados.

Además, se blanquearán más de 330 metros cuadrados de fachadas, en este caso, en puntos como Camino Llano, Diego María Crehuet y la misma Hernando de Soto. Aunque los principales detalles se conocen ahora y se ponen en marcha con el expediente del contrato, en realidad el proyecto forma parte de la resolución de diciembre de 2016 de la Secretaría de Estado de Presupuestos y Gastos que asignó a Cáceres esa partida de 10 millones para actuaciones de regeneración urbana y con un horizonte que se extiende hasta 2022.

La transformación de la vía se aborda a través del arte y la experimentación con tres 'laboratorios': de participación ciudadana, de comunicación y de arte.

Los dos primeros ya se iniciaron. Ahora se da un paso más con los murales de nuevo diseño y el blanqueo de fachadas. Se requerirá participación de colectivos juveniles entre los 14 y los 29 años.

También se instalarán en la vía pública unos 300 maceteros con plantas, se montarán luminarias con sensores de movimiento a la altura del número 3, se incorporarán elementos informativos de mejora de accesibilidad y se organizará una actividad de dinamización.

El objetivo es la 'apertura' de la calle a los vecinos, de tal forma que cambie el concepto que tienen sobre la misma y se visualicen de forma efectiva los cambios que vienen.

El diseño y ejecución de los murales en un área de 285 metros cuadrados se valora en unos 15.000 euros. A su vez, el diseño de otros 30 metros cuadrados con técnica de mosaicos y el blanqueo de 330 metros de fachadas y columnas cuyo aspecto está muy deteriorado se estima en algo más de 8.700 euros. Además, se invertirán otros 6.900 euros en las plantas, 1.600 en luminarias y 1.400 euros, entre otras partidas, en accesibilidad.