El arquitecto de la Plaza Mayor de Cáceres achaca a la falta de mantenimiento su deterioro

Imagen de los chorros de la Plaza de Verano cuya reparación se valora en 58.000 euros./HOY
Imagen de los chorros de la Plaza de Verano cuya reparación se valora en 58.000 euros. / HOY

Antonino Antequera niega deficiencias en el diseño de la reforma y ve «disparatado» el gasto de 131.000 euros en reparar las fuentes y pavimentar el área ajardinada

Manuel M. Núñez
MANUEL M. NÚÑEZCáceres

Siete años y medio después de su inauguración, la reformada Plaza Mayor de Cáceres sigue siendo noticia. De la reunión del Consejo Rector del Consorcio Cáceres Ciudad Histórica del pasado martes surgió una importante novedad. Se destinará una partida de 131.000 euros a reparar las fuentes y pavimentar la llamada 'Plaza de Verano'. La oposición municipal, el colectivo Cáceres Verde y hasta el arquitecto autor de la remodelación, Antonino Antequera, criticaron ayer duramente la intervención prevista. «Quieren cambiar el concepto de la Plaza. No hay deficiencias ni fallos de diseño, lo que ha habido es dejadez y falta de mantenimiento», denuncia Antequera. Sostiene que es «disparatado» el coste de la reparación de las fuentes así como sustituir el suelo de la parte ajardinada del foro.

Más información

El caso de las fuentes de la Plaza Mayor es especialmente extraño. En el proyecto básico de remodelación, que elaboró Antequera junto a Francisco Pol y Asunción Rodríguez, la palabra 'agua' se menciona en 28 ocasiones. A las fuentes se alude en una quincena. Ello da una idea del papel que se atribuyó a estos elementos en ese rediseño de la Plaza. «El agua era un elemento fundamental», ha repetido en multitud de ocasiones Antonino Antequera. Sin embargo, el uso de las fuentes apenas fue cuestión de meses, desde su inauguración en abril de 2011 hasta el mes de junio de ese año. A partir de aquí su funcionamiento ha sido esporádico, casi siempre coincidiendo con el Womad. Los borbotones más bien se han utilizado como elemento disuasorio, para evitar grandes concentraciones de personas sentadas sobre el pavimento.

El Ayuntamiento se basó en un informe del jefe de Infraestructuras, de julio de 2011, para negarse a recepcionar una obra que consideraba plagada de deficiencias. Más de medio centenar se resaltan en ese trabajo técnico, que se basa en gran parte en las fuentes. No obstante, una sentencia del tribunal Superior de Justicia de Extremadura ya alude a que se ha producido una recepción tácita. Según esto, el mantenimiento corresponde a la administración. Y ahí es donde pone el acento el arquitecto. Antonino Antequera desmiente la versión ofrecida por el Consorcio sobre fallos de diseño. «No es cierto –responde–. Las fuentes funcionan perfectamente. Si hay problemas eléctricos, con los motores o de otro tipo es sencillamente un problema de mantenimiento». Antequera incide en que las supuestas deficiencias del primer informe se solucionaron en su día, pese a lo cual el Ayuntamiento siguió sin recepcionar la obra ejecutada por la constructora Placonsa y que costó cuatro millones de euros.

«Es exagerado el coste de 131.000 euros. Las fuentes tienen un problema de conservación»

«Es exagerado el coste de 131.000 euros. Las fuentes tienen un problema de conservación» Antonino Antequera | Director de la remodelación

El Consorcio utilizará los remanentes de sus actuaciones para dedicar 131.000 euros a reparar tres de las cuatro fuentes. Chorros, muro de Bujaco y Foro de los Balbos. Se quedan fuera de esa intervención los borbotones del lateral. «Se descarta su recuperación ya que su inadecuado diseño imposibilita, en la práctica, un sistema de bombeo recirculado», argumenta. Antequera desmiente ese supuesto fallo de diseño y recuerda que incluso se construyó un depósito interno para aprovechar el agua de un manantial. «El agua viene del acuífero y puede dar servicio puntual. Se calcularon unas dos veces al día», detalla.

Otro aspecto que lamenta es la pavimentación del área ajardinada. En el informe técnico del Consorcio se apunta a la recuperación de los 10 chorros de agua con la sustitución de «los elementos hidráulicos y eléctricos deteriorados», así como «pavimentar el arenero» para igualarlo al adoquinado y acabar con el perjuicio que hacía «esa arena» a la fuente y al tránsito de personas. «No es arena, es un pavimento específico llamado 'aripaq' que se ha abandonado y que tampoco ha tenido mantenimiento», insiste Antequera. Esa parte es la más costosa de la actuación: 58.000 para reparar los chorros y 35.000 para la pavimentación. «Es un coste exagerado», abunda el arquitecto. En ello insistió ayer Cáceres Verde. El colectivo difundió en Facebook la idea de que se trata de «otro atropello más» del Ayuntamiento. «Es el único rincón de la Plaza que merece ser conservado», resume. El informe técnico recaba los datos económicos de la concesionaria de jardines Talher. Para el arquitecto es «disparatado». Andrés Licerán, portavoz del grupo municipal socialista en el Consorcio, opina que el cambio «supone cargarse el diseño inicial con el que se concibió la Plaza».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos