La aparición de una vieja canalización obligó a parar la obra de Alzapiernas

Aspecto que presenta Alzapiernas, cortada por obras y sin operarios en la zona. /Armando Mëndez
Aspecto que presenta Alzapiernas, cortada por obras y sin operarios en la zona. / Armando Mëndez

El Ayuntamiento está a la espera del informe arqueológico para reanudar los trabajos y Cultura dice que habrá una resolución esta semana

Manuel M. Núñez
MANUEL M. NÚÑEZCáceres

La aparición de una canalización antigua en la calle Alzapiernas de Cáceres mantiene parada la obra del Ayuntamiento para instalar unas escaleras mecánicas. Los vecinos y comerciantes de la zona habían denunciado que los trabajos estaban paralizados desde hace días, sin presencia siquiera de operarios ni razón aparente.

Ayer mismo el responsable de uno de los negocios afectados por la instalación resaltó que desde el 31 de enero apenas se ha visto a los obreros de la empresa adjudicataria GC10 por allí. La explicación la dio poco después el concejal de Fomento. Víctor Bazo confirma que la suspensión de la actividad tiene que ver con que «se ha encontrado bajo las escalinatas un colector antiguo y ha habido que dar cuenta de ello a la Junta de Extremadura para valorar su posible importancia». Bazo resalta que mientras no esté completo el informe arqueológico no será posible reanudar la obra.

La alcaldesa, Elena Nevado, se desplazó el pasado martes hasta el lugar de los trabajos y aseguró que la escalera estaría colocada el próximo 1 de abril, antes por tanto del inicio de la Semana Santa. Sin embargo, José María Pérez el jefe de obra de la empresa, matizó que aunque por ahora se va dentro de plazo, será «complicado» que puedan terminarse estas actuaciones para la Semana Santa. «Ahí estamos, vamos a intentar acelerarlo todo lo máximo posible», apuntó entonces. Desde GC10 no se dio ninguna explicación ayer por la paralización, pese a que el Consistorio destaca que han sido causas de fuerza mayor, al aparecer la citada canalización. Esa es la versión municipal.

Más información

La alcaldesa no entró en detalles en una visita a otra obra, la de Virgen de Guadalupe. Pero Nevado ayer cambió el discurso. «No nos gusta dar fechas sobre finalización de las obras, ya que basta que se ponga una fecha para surja cualquier incidencia», concretó.

De esos imprevistos, el más llamativo hasta ahora es el 'descubrimiento' del antiguo colector al que alude Víctor Bazo, y que ha obligado a dar cuenta del mismo a los técnicos de Patrimonio. «Se trata de una zona incluida en el área del Plan Especial, por lo que hay que notificar la aparición de este elemento para que sea valorado».

La Consejería de Cultura informó a consultas de HOY que el «proyecto de seguimiento arqueológico» de Alzapiernas fue remitido a la Dirección General de Bibliotecas, Museos y Patrimonio Cultural el lunes 4 de febrero. «Durante esta semana se emitirá la resolución correspondiente», adelanta.

Según el titular municipal de Fomento, la Junta de Extremadura dio un plazo de «entre 10 y 15 días» para tener los informes correspondientes. «Lo que nos dicen, en principio, es que no se trata de un hallazgo que tenga gran valor pero hay que esperar», analiza.

El Ayuntamiento confía en que entre hoy y mañana haya nuevas noticias al respecto. En concreto, lo que se espera, si no hay contratiempos, es que se documente que la canalización carece de valor y los obreros pueden retomar el proyecto de las escaleras mecánicas.

Bazo explica que la empresa ha optado por incrementar el ritmo de los trabajos en la calle Zurbarán, donde se desarrolla una actuación paralela de mejoras de accesibilidad.

La obra de Alzapiernas cuenta con una partida de 414.000 euros y un plazo de ejecución de seis meses. La intervención está repleta de contratiempos, a lo que se sumó el voto en contra de la oposición municipal, CáceresTú-Podemos, Ciudadanos y PSOE.

Personas con discapacidad recorrerán hoy la zona para comprobar si es accesible

«Calle cortada, pero no por obras». Era uno de los carteles que colgaba ayer sobre la valla de la calle Alzapiernas, cortada al paso de personas por los trabajos para colocar la escalera. Las reivindicaciones continúan y lo hacen también con la fórmula de la interrogación retórica:«¿Pero dónde está la obra. Vergonzoso», se podía leer en otro escrito a bolígrafo pegado improvisadamente por algún afectado. Posteriormente fue retirado.

Las quejas sobre la accesibilidad se suceden, en gran parte por colectivos de personas con algún tipo de discapacidad que creen que se ha perdido una oportunidad de aprovechar la inversión para facilitar una accesibilidad plena. En el caso de las escaleras, por motivos técnicos, se ha explicado que era imposible. Colectivos vecinales y de asociaciones de personas con diversidad funcional tienen previsto recorrer esta mañana Sánchez Varona y Zurbarán, donde también se han ejecutado obras de mejora. Quieren comprobar sobre el terreno si las obras han merecido la pena. Para subirse a las escaleras mecánicas falta más.