20 años envejeciendo con la mente ocupada

La Universidad de Mayores congregó ayer en Cáceres a casi 400 alumnos para celebrar las dos décadas del programa formativo

Alumnos de la Universidad de Mayores de Extremadura, ayer durante la visita guiada a la ciudad monumental. :: JORGE REY/
Alumnos de la Universidad de Mayores de Extremadura, ayer durante la visita guiada a la ciudad monumental. :: JORGE REY
J. CEPEDA

«No hace falta saber nada, solo querer saber todo». Así, a modo de sentencia, Florentino Blázquez condensa el único requisito que aquellos que superan los 55 años necesitan para poder formar parte de la Universidad de Mayores de Extremadura (Umex). Él es el coordinador de un programa del que, durante el presente curso académico, forman parte en toda la región más de 2.100 alumnos. Casi 400 de ellos se dieron cita ayer en Cáceres para celebrar al unísono las dos décadas de existencia de una iniciativa que tiene por objeto satisfacer las inquietudes de aquellos que están interesados en aprender y desarrollarse a través de los valores culturales en las aulas universitarias extremeñas.

Aunque este programa formativo se ideó especialmente para los mayores que, por avatares del destino, no tuvieron la oportunidad de labrarse una formación universitaria, lo cierto es que en los últimos años la aceptación de la Umex ha sido tal que en la actualidad conviven personas sin formación superior previa con otras que sí han desarrollado carreras profesionales en diversos ámbitos como la medicina, la ingeniería, la arquitectura o la docencia. Todos ellos bajo el denominador común del enriquecimiento personal: «Aquí hay sitio para todos aquellos mayores que tengan inquietudes por saber y conocer, independientemente de la formación con la que vengan a la universidad», explica Blázquez.

Basta con pulsar algunos testimonios de los alumnos para cerciorarse de que el envejecimiento activo es, quizás, el mayor beneficio que proporciona la Universidad de Mayores de Extremadura. Así lo entiende José Carmona, quien a sus 78 años está en el segundo curso. Tras enviudar hace dos años y medio, este emeritense, desplazado ayer hasta Cáceres con sus compañeros de pupitre, encontró en las aulas universitarias para mayores un halo de luz para reponerse a las trampas vitales a las que ha tenido que hacer frente: «Antes de matricularme estaba pasando un mal momento por la muerte de mi mujer. Estaba muy bajo de moral. La Universidad de Mayores de Extremadura me está permitiendo tener la mente ocupada y eso siempre es una satisfacción porque siempre es bueno enriquecerse. Además, de joven no pude acabar mis estudios de Derecho porque tuve que ir al Ejército y ahora me estoy quitando una espina clavada», confiesa.

Al igual que José Carmona, otras casi 400 personas llegadas de las sedes de Badajoz, Mérida, Plasencia, Don Benito, Villanueva de la Serena, Almendralejo y Zafra convivieron ayer durante toda la jornada en Cáceres con un extenso programa que comenzó a primera hora de la mañana con un acto académico en la Facultad de Filosofía y Letras. Un acto formal en el que también hubo lugar para disfrutar de actividades relacionadas con el Siglo de Oro, con la inclusión de un desfile de vestidos de la época.

Posteriormente, el cortejo de alumnos, dividido en diferentes grupos, se desplazó hasta la ciudad monumental cacereña para disfrutar de una visita guiada por los rincones más emblemáticos de la zona intramuros. Un marco donde no faltaron semblantes de admiración al contemplar los alumnos la riqueza patrimonial. Emulando a sus hijos o nietos, algunos de ellos, doctos en el manejo de las nuevas tecnologías, tampoco dejaron pasar la oportunidad de inmortalizar la visita a golpe de 'selfies' grupales.

Más tarde, los presentes fueron recibidos en el Ayuntamiento de Cáceres por la concejala de Asuntos Sociales, Marisa Caldera, para posteriormente compartir un ágape en un restaurante de la ciudad, con baile incluido. «Con el motivo del vigésimo aniversario, creímos que era oportuno organizar convivencias en cada una de las sedes para que cada una ofrezca sus encantos a los demás alumnos», destaca el coordinador del programa formativo. Unas reuniones que ya se han celebrado en otros puntos de la región, como Zafra, y cuya próxima estación con parada será Plasencia el próximo mes de abril.

«Aquí hay sitio para todos aquellos mayores que tengan inquietudes por saber y conocer»

«Aquí hay sitio para todos aquellos mayores que tengan inquietudes por saber y conocer» Florentino Blázquez, coordinador uMEX

«De joven no pude acabar mis estudios de Derecho y ahora me estoy quitando una espina clavada»

«De joven no pude acabar mis estudios de Derecho y ahora me estoy quitando una espina clavada» josé carmona, alumno

De su experiencia como cabeza visible de la Universidad de Mayores, Blázquez guarda gratos recuerdos. «Ha habido personas que incluso se me han acercado llorando de alegría por tener la oportunidad de aprender cosas que nunca hubieran imaginado. También hay casos en los que la Universidad permite satisfacer vocaciones que no se pudieron cumplir de joven, como es el caso de una señora viuda de 84 años que siempre quiso ser actriz de teatro y es ahora cuando puede hacerlo gracias al grupo».

El programa formativo de la Umex contempla un total de cinco cursos y un postgrado. Las materias que se imparten –en el caso de la sede de Cáceres los martes y jueves de 17.00 a 20.00 horas en la Facultad de Filosofía y Letras– abarcan buena parte del conocimiento global para intentar tocar la mayor parte de ramas. Desde Cuentos Populares hasta Arte Medieval, pasando por Historia Política, Interpretación de las Culturas, Historia de la Filosofía, Mitología Grecolatina o Matemáticas 'con otra mirada', entre otras muchas propuestas.