La ampliación de la depuradora de Cáceres recibe el visto bueno ambiental

Estación depuradora del Marco, que se ampliará en los terrenos adyacentes con una inversión de alrededor de 50 millones. :: hoy/
Estación depuradora del Marco, que se ampliará en los terrenos adyacentes con una inversión de alrededor de 50 millones. :: hoy

Los técnicos del Ministerio se decantan por renovar y aumentar la capacidad de las actuales instalaciones de la estación al ser la opción de menor impacto

C. MATEOSCÁCERES.

El proyecto de ampliación y mejora de la principal estación depuradora de aguas residuales (EDAR) de Cáceres ya cuenta con el visto bueno ambiental, que fue publicado ayer en el Boletín Oficial del Estado (BOE). Los técnicos del Ministerio para la Transición Ecológica recomiendan ejecutar la primera de las cinco alternativas planteadas en el estudio ambiental, que consiste en mantener la llamada EDAR del Marco en su actual ubicación del kilómetro dos de la carretera de Torrejón el Rubio y someter las instalaciones a una completa renovación, además de ampliarla en los terrenos aledaños. También se renovará parte de la red de colectores de la ciudad, dentro de una actuación global cuyo coste está estimado en unos 50 millones de euros.

Más información

La declaración de impacto ambiental era el trámite que faltaba para que la ampliación de esta importante infraestructura pueda por fin licitarse, casi cinco años después de que el Gobierno central anunciase que iba a renovar la red de saneamiento y depuración de la ciudad de Cáceres.

La EDAR del Marco, construida por la Junta de Extremadura en 1991, recoge en la actualidad casi el 90% de las aguas residuales de la capital, pero hace años que se encuentra al límite de su capacidad hidráulica, y de hecho no consigue realizar de manera eficaz la eliminación de nutrientes y el tratamiento de lodos antes de verter el agua al cauce del río Guadiloba. Este problema desaparecerá con la ampliación proyectada, que permitirá tratar cerca de 33.000 metros cúbicos diarios con los parámetros de calidad fijados por la Unión Europea para la depuración de aguas residuales urbanas.

La alternativa de reformar y ampliar la EDAR existente se impone a las otras planteadas en el estudio ambiental, que consistían en trasladar la estación hasta 1.600 metros aguas abajo. Los técnicos consideran que así el impacto será menor. Además, las medidas correctoras previstas durante y después de la obra garantizan las recuperación de los efectos medioambientales causados, siempre según la declaración de impacto publicada ayer. Esta era también la opción preferida por el Ayuntamiento de Cáceres.

Sistema de depuración

En cuanto al proceso de depuración, se opta por el denominado sistema Bardenpho de cuatro etapas con adición de carbono, ya que produce una menor afección ambiental en el medio, y según los técnicos es la alternativa más rentable y sostenible en cuanto a la demanda de energía. También genera menos fangos y presenta menos costes operacionales y de mantenimiento.

Para elaborar la declaración de impacto ambiental se ha tenido en cuenta la opinión de diversos organismos consultados, entre ellos la Junta de Extremadura, la Diputación y el Ayuntamiento de Cáceres. También se recibieron alegaciones por parte de la Asociación de Amigos de la Ribera del Marco y de particulares. El resultado es un documento en el que, si bien se detallan algunos impactos sobre el agua, el terreno, la vegetación y la fauna, los técnicos ministeriales formulan una declaración favorable que deja vía libre a la Dirección General del Agua para iniciar el procedimiento de licitación de la obra.

El proyecto de la nueva EDAR de Cáceres fue declarado de interés general en 2015, y desde entonces los presupuestos generales del estado han venido incluyendo algunas partidas para su ejecución que no se han llegado a utilizar. En varias ocasiones el gobierno municipal de Cáceres ha instado tanto al Ministerio como a la Confederación Hidrográfica del Tajo a que agilizara el procedimiento burocrático, que ahora da un paso muy importante con la declaración favorable de impacto ambiental.