La alegría de un trabajo para toda la vida

Toman posesión de su plaza los nuevos funcionarios del Ayuntamiento de Cáceres que aprobaron la última convocatoria

Nuevas funcionarias festejando ayer la toma de posesión. :: M. GÓMEZ/
Nuevas funcionarias festejando ayer la toma de posesión. :: M. GÓMEZ
Laura Alcázar
LAURA ALCÁZAR

Los matrimonios formados por Ramoni Gaspar y Eleuterio Iglesias, y Marce Puerto y Jacinto Jiménez, estaban ayer especialmente contentos y orgullosos de sus hijas, Begoña Iglesias y Fátima Jiménez, respectivamente. Ellas son dos de los once funcionarios que tomaron posesión de su plaza en el Ayuntamiento de Cáceres, después de varios años ocupando una interinidad. El consistorio convocó el concurso por sistema de oposición libre en julio de 2018 y, ocho meses después, en marzo de este año, se celebraba el primer ejercicio.

Ramoni respiraba tranquila después de ver a su hija pronunciar el juramento: «Juro por mi conciencia y honor las obligaciones del cargo de monitora de animación comunitaria con lealtad al Rey, y guardar y hacer guardar la Constitución como norma fundamental del Estado así como el Estatuto de Autonomía de Extremadura». Para esta madre, como para el resto de familiares que acompañaron en el acto a los radiantes trabajadores municipales, el hecho de que su hija haya ganado por oposición un empleo para toda la vida no deja de entrañar una seguridad laboral de cara al futuro. «Ya tiene su plaza fija y te da una tranquilidad...», decía. «Yo estoy encantada de la vida –confesaba–, llevaban ya unos años, no eran fijos y te preocupa; es como un regalo».

Ramoni habla en plural porque su hija está muy unida a tres compañeros más que también se han hecho con el puesto fijo de monitor de animación comunitaria adscrito al Instituto Municipal de Asuntos Sociales (IMAS). «Estamos contentísimos y muy orgullosos; hoy día, como está la cosa, es algo que merece la pena» declaraban, por su parte, los padres de Fátima Jiménez.

Esta cacereña de 41 años lleva 15 trabajando en el IMAS. «Ha sido un año de estudio, de preparar temarios –que no había–, con muchos altibajos pero todo el apoyo de la familia», contaba con emoción. Mientras, Begoña Iglesias, que lleva 12 años de interina, resaltaba la «estrecha» relación con los compañeros y se mostraba «satisfecha» por sus resultados. «Siento tranquilidad por la situación social, porque no es fácil conseguir un trabajo de por vida».

«Después de 14 años en la plaza estoy bastante satisfecho, muy feliz y contento»

«Después de 14 años en la plaza estoy bastante satisfecho, muy feliz y contento» Rubén cabezas, 37 años

«Llevo celebrándolo desde que salieron las notas y se lo dedico a mi marido, hijos y padres»

«Llevo celebrándolo desde que salieron las notas y se lo dedico a mi marido, hijos y padres» dioni rodríguez, 46 años

Por su parte, Dioni Rodríguez es la más veterana de los cuatro monitores que juraron el cargo. A sus 46 años, lleva 19 de interina y se declaraba «feliz, tranquila y orgullosa». Afirmó que llevaba celebrándolo desde que supo las notas y, ayer, se lo dedicaba a su marido, a sus hijos y a sus padres. El cuarto del grupo es Rubén Cabezas, el único hombre que tomó posesión. «Después de 14 años en la plaza estoy bastante satisfecho, muy feliz y contento». El joven lo festejará en familia ya que ayer, por caprichos del destino, su padre se jubilaba como electricista de Iberdrola.

Además de ellos, también tomaron posesión tres auxiliares de servicios sociales, dos técnicos de informador juvenil y dos de informador laboral. Los protagonistas no ocultaron su alegría y satisfacción tras unos cuantos años soñando con la plaza fija. En el salón de plenos se vivieron momentos de alboroto y risas junto a la alcaldesa, Elena Nevado, que trasladó sus felicitaciones a los nuevos empleados públicos. «Ha sido un honor trabajar con vosotros y me consta que sois un ejemplo de lo que debe ser un funcionario público», les espetó la regidora en funciones, que el sábado cederá el bastón de mando.