Aldea Moret se moviliza para que 400 domicilios cuenten con fibra óptica

Fermina y Antonio viven en la plaza 1º de Mayo y no cuentan con conexión rápida de Internet. :: jorge rey/
Fermina y Antonio viven en la plaza 1º de Mayo y no cuentan con conexión rápida de Internet. :: jorge rey

Los vecinos recogen firmas para entregar a las instituciones y que solucionen lo que califican como «discriminación digital»

Cristina Núñez
CRISTINA NÚÑEZCáceres

«Yo hago muy poco en el ordenador, veo películas o el partido, pero ayer mismo me puse a ver el fútbol y estaba más rato parado que en marcha», explica Antonio Pardo, un vecino de la plaza 1º de Mayo, en Aldea Moret. Con una carpeta bajo el brazo recorre las calles recogiendo firmas para que las administraciones resuelvan lo que la asociación de vecinos 1º de Mayo califica como «discriminación digital», es decir, que ciertas zonas de esta barriada no dispongan de fibra óptica, lo que garantizaría una conexión a Internet mucho más rápida. «Somos ya mayores, pero también tenemos derecho a unas buenas comunicaciones», explica este hombre, que utiliza el ordenador que le ha cedido su nieta.

Arístides García es el secretario de esta asociación, que trata de paliar una situación que afecta a un total de 22 calles. «Nosotros tenemos fibra el Aldea Moret desde hará nueve o diez años, pero desde el centro de salud hacia arriba todas las viviendas municipales no tienen fibra, tienen una conexión normal que no llega ni a dos megas». Desde la asociación de vecinos se han movido para que esta situación cambie. «Hemos mandado una carta a la Junta de Extremadura, y nos contestaron que por ley solamente es obligatorio un mega». A partir de ahí hicieron sus trámites y reclamaciones con Movistar. «Estoy cansado de mandar correos y de llamar a Movistar y no me hacen ni caso», señala este representante vecinal.

La estimación que García hace es que alrededor de 400 viviendas están en esta tesitura. Es un área que abarca las calles Garrovillas, Río Rin, Vístula, Río Volga, Hoyos, Río Po, Río Elba, Danubio, Támesis, Ural, Ródano, Sena, Luis Bravo, Paloma, Perdiz, Alondra, Cigüeña, Golondrina, Canario, Jilguero y Río Tiber, además de la ya mencionada 1º de Mayo, en donde hay varios centros municipales, como el centro social y también el centro de mayores, donde hay un bar muy frecuentado por los vecinos de esta zona.

Edificios de 22 calles de esta barriada no disponen de una conexión rápida

La Junta respondió a la asociación que la ley solamente obliga a que tengan un mega

Ante la falta de respuesta los ciudadanos se han agrupado y han decidido recoger firmas. La idea, explica García, es presentar las firmas nuevamente ante la Junta y ante el Ayuntamiento. «La única solución que hay es que el Ayuntamiento dedique una subvención o que inste a la compañía a que la ponga». Están esperando a recoger todas las firmas para remitirlas al Consistorio. Antonio ya lleva recogidos varios folios de firmas. En el taller de costura que se lleva a cabo en el centro de varias mujeres se animan a estampar su rúbrica en estas hojas, con la intención de que su conexión mejore ya que, según explican, son muy conscientes de que hoy en día no contar con una velocidad deseable en Internet les resta oportunidades, la capacidad de estar al día.

La fibra óptica permite la transmisión en distancias y en un ancho de banda (velocidad de datos) más grandes que los cables eléctricos.

Otras zonas

Otras zonas de la ciudad también reclaman la instalación de este recurso tecnológico. El pasado mes de octubre todos los grupos políticos con representación municipal aprobaron una moción propuesta por el partido socialista para que la fibra óptica llegara a la Ciudad Monumental y su entorno. En este caso la ley de Protección del Patrimonio supone una limitación. Al parecer, las obras para introducir el cable se podrían evitar mediante pequeñas antenas que emiten en la frecuencia 5Gz, explicó el concejal Rafael Mateos en ese pleno de hace cinco meses. Para intervenir en el espacio monumental las empresas deben cumplir una serie de condiciones, lo que genera un efecto disuasorio. Por un lado, deben solicitar licencia urbanística y el cableado debe ir soterrado. Por otro lado los trabajos deben contar con un seguimiento arqueológico. Se trata de condiciones especiales porque el recinto intramuros es Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. No es el caso de Aldea Moret, en el que ya se llevaron a cabo las obras para introducir la fibra óptica en la una parte del barrio, quedando fuera una considerable almendra.

La velocidad de Internet es un asunto que también preocupa en las zonas rurales, donde puede acrecentarse la brecha generada por la despoblación. Durante 2018 la Diputación de Cáceres llevó la fibra óptica a un centenar de localidades, y espera que para junio de este mismo año todas las entidades locales cuenten con este recurso.

La medida tomada durante el año pasado logró sustituir las antiguas conexiones mediante ADSL. Hace dos años, en 2017, se suscribió un acuerdo entre la institución provincial y Telefónica. Se trata de una instalación que llega a Ayuntamientos, entidades locales menores y mancomunidades y se facilita el desarrollo de nuevos proyectos o la implantación de nuevas empresas.

El coste de la implantación y mantenimiento de los servicios durante los cuatro años de vigencia del contrato con Telefónica es de siete millones de euros.