Alcohólicos Anónimos ultima las obras de su nueva sede en el barrio de La Mejostilla de Cáceres

José Julio Rodríguez, vocal de la asociación, en las obras de la nueva sede de ANEX. :: armando méndez/
José Julio Rodríguez, vocal de la asociación, en las obras de la nueva sede de ANEX. :: armando méndez

Alumnos del taller de albañilería de la Universidad Popular adaptan el local que el Ayuntamiento cedió al colectivo en 2015

LAURA ALCÁZARCÁCERES.

El traslado a la nueva sede en La Mejostilla de la Asociación de Alcohólicos Nominativos Extremeños (ANEX) está cada vez más cerca. Al menos así lo esperan desde el colectivo cacereño, que desea instalarse en la calle Pedro Romero de Mendoza «lo antes posible».

En 2015 el Ayuntamiento les cedió un local en bruto de unos 300 metros cuadrados situado en los bajos del número 19 para que instalaran allí su sede. Los trabajos de adecuación se iniciaron en 2016 con fondos provenientes de la Diputación Provincial de Cáceres. En la primera fase de la intervención se han construido los aseos y las principales dependencias del que será también un centro ocupacional en el que los enfermos y sus familiares puedan recibir terapias de curación y reinserción social.

Más información

La rehabilitación del local corre ahora a cargo de los alumnos del taller de albañilería de la Universidad Popular de Cáceres, que en estos momentos se están encargando de bajar los techos, alicatar los suelos y edificar algunos tabiques. Con estas mejoras, ya en la recta final de las obras, a la nueva sede le faltaría la instalación eléctrica y la carpintería de puertas y ventanas para estar lista. «Nuestra intención es poder estar allí el año que viene», estima José Julio Rodríguez, vocal de ANEX.

Las actuales instalaciones en las que la asociación presta sus servicios y recibe a sus usuarios, se encuentran en un local deteriorado de la avenida de la Bondad. «Es muy viejo y se inunda cada cierto tiempo», asegura Rodríguez, que indica que la idea de ANEX es implicar a otros colectivos en la realización de actividades en las nuevas dependencias. «Queremos darle visibilidad a la enfermedad, contar con otras asociaciones con las que podamos llevar a cabo acciones conjuntas y para ello necesitamos tener una sede en condiciones», precisa. El centro dispondrá de un salón de actos de más de 100 metros cuadrados y contará con sala para biblioteca, un aula de informática, otra para impartir de talleres de terapia ocupacional y un almacén.

Actualmente, ANEX tiene en Cáceres 114 asociados. No todos acuden a diario al centro para recibir terapia ya que muchos se han rehabilitado, aunque siguen permaneciendo como socios. Sin embargo, a otros les cuesta más dejar el alcohol y sufren recaídas continuas. «No es una enfermedad fácil, hay quien sigue el tratamiento hasta el final y quien no puede» subraya Rodríguez. En la asociación colaboran una psicóloga y una doctora que asisten a los enfermos con una terapia congnitivo conductual «para que cambien sus costumbres y hábitos, pero eso es tan difícil...», apostilla. ANEX viene impartiendo charlas informativas en colegios e institutos sobre el alcoholismo y promoviendo campañas de concienciación y prevención del consumo de alcohol. Si las obras se agilizan y disponen de la financiación necesaria, la nueva sede será una realidad más pronto que tarde.