La agrupación vecinal de Cáceres critica el «continuismo» del gobierno municipal en Alzapiernas

La obra de la calle Alzapiernas ayer por la mañana. :: jorge rey/
La obra de la calle Alzapiernas ayer por la mañana. :: jorge rey

EFE

La Agrupación de Asociaciones de Vecinos de Cáceres ha lamentado el «continuismo político» del Gobierno local en la finalización de la obra para la instalación de unas escaleras mecánicas en la calle Alzapiernas. El colectivo criticó ayer la postura del equipo de gobierno «pese a ser un proyecto discriminatorio que vulnera los derechos humanos y constitucionales y supone una obra discriminatoria».

Según la agrupación, las dimensiones de la escalera no cumplen con el ancho mínimo exigible, al ser de 60 centímetros en lugar de un metro. A ello añade que la escalera por sí sola no es un método de accesibilidad universal, sino un «complemento».

La agrupación vecinal recordó que uno de sus miembros denunció el incumplimiento de la accesibilidad en el entorno de la obra de Alzapiernas y la registró en la Dirección General de Arquitectura de la Junta de Extremadura, antes de las elecciones, «de la que no hemos vuelto a tener noticia». Asimismo, el colectivo ha asegurado que el Gobierno local se ha dirigido a ellos para indicarles que no va a paralizar la obra, pese a no estar de acuerdo con ella, porque costaría dos millones de euros.

A su juicio, un proyecto que pretendía mejorar la accesibilidad «va a empeorar exponencialmente el tránsito de personas».