Adrián, el superhéroe del Alba Plata

Adrián Pérez, con los alumnos del Alba Plata que participaron en un video de apoyo sobre la donación de médula. :: JORGE REY/
Adrián Pérez, con los alumnos del Alba Plata que participaron en un video de apoyo sobre la donación de médula. :: JORGE REY

El pequeño con aplasia medular que recibió un trasplante, estuvo ayer con los alumnos del colegio que difundieron un vídeo de apoyo

LAURA ALCÁZARCÁCERES.

Como al más poderoso de los superhéroes recibieron ayer en el colegio Alba Plata de Cáceres a Adrián Pérez, el niño de Gargantilla con aplasia medular que el pasado verano recibió un trasplante de su padre.

El pequeño llegó acompañado de su hermano Hugo de 15 años y de sus padres, Ana María y Manuel, que quisieron agradecer a la comunidad educativa y, en especial, a sus alumnos, el emotivo gesto de apoyo que tuvieron hacia él grabando un vídeo que, convertido en viral, llegó a incentivar las donaciones de médula ósea.

Adrián fue casi tan admirado como su superhéroe preferido Hulk, no sólo porque se encontrara bastante recuperado después de los meses de hospital que quedó atrás, sino porque dejó a los escolares y profesores boquiabiertos al demostrar su capacidad para acertar el nombre de las capitales de países de medio mundo que los propios niños le preguntaron sorprendidos: Tailandia, Australia, Irlanda, Bulgaria, Azerbaiyán, etc. «Cuando estás en el hospital tienes muchas horas por delante, estuvo 53 días de aislamiento en Badajoz y se descargó en la 'tablet' una aplicación de capitales que le gusta mucho, aparte de que es muy buen estudiante», decía el padre del pequeño.

«Estamos muy contentos porque va evolucionando despacito y se va consolidando poco a poco» Ana María y Manuel, Padres

«Ha sido emocionante recibir a Adrián para contar su experiencia a los alumnos» Ángela Egido, Directora del centro

A Adrián, de nueve años, los médicos le dijeron que tenía aplasia medular en noviembre de 2017. A partir de ese momento su vida dio un giro. Los padres y familiares iniciaron una campaña de gran repercusión para buscar un donante de médula compatible que no llegaba. De ahí que en agosto del pasado año recibiera una transfusión de su padre, con un 50 por ciento de compatibilidad, en el Hospital de la Paz de Madrid.

Casi un año después y tras un largo tratamiento de muchos medicamentos -de los que recuerda todos los nombres-, con quimio y radioterapia incluidas, Adrián va recuperándose «poco a poco» en Gargantilla, y solo acude al hospital una vez al mes. «En octubre del año pasado nos vinimos a casa y al principio estuvimos yendo cada 15 días a Madrid», explicó la madre.

Está cursando cuarto de Primaria con una profesora particular y ha hecho este año la comunión. La celebración fue en un pabellón grande porque su estado aún es delicado y tiene que evitar el contacto personal con muchos niños para no contagiarse de virus, de ahí que lleve una mascarilla especial. «Estamos muy contentos porque va evolucionando despacito y se va consolidando poco a poco».

En el Alba Plata deseaban ver a Adrián y ayer le agasajaron con una sudadera del centro y otros regalos. «Ha sido emocionante recibirle para encontrarse con los alumnos y contarles su experiencia», señaló la directora Ángela Egido. El vídeo que grabaron y difundieron por redes sociales fue fruto de un trabajo de investigación sobre la médula ósea a raíz de conocer el caso. En este centro se trabaja por proyectos y el proceso de documentación que llevaron a cabo ha servido a los niños para conocer la enfermedad y ayudar a Adrián y a otras personas. «Nos sentimos un poco mejor al hacer el vídeo», le dijeron los escolares.