El 'acogedor' Madrid que prohibió la entrada a los extremeños