Se abrirá al turismo el lienzo de muralla que hay en el patio

El proyecto de rehabilitación del colegio mayor Francisco de Sande también ha tenido en cuenta su privilegiado emplazamiento y su valor patrimonial. Por eso, cuando finalicen las obras, el tramo de muralla que se conserva en el patio del centro se abrirá al turismo. El portón que da acceso a esta zona del edificio permanecerá abierto durante el día para que los visitantes puedan contemplar el lienzo de la muralla almohade, muy bien conservado en este punto. Los turistas también podrán acceder al claustro central del antiguo palacio.

El nuevo Francisco de Sande ofertará 59 plazas, distribuidas en 51 habitaciones individuales (dos de ellas para personas con movilidad reducida) y cuatro dobles, tipo apartamento. Además, seis habitaciones dispondrán de zonas de estar compartidas.