Los vecinos han vuelto a padecer la suciedad en las puertas de sus casas durante el Womad

Cada jornada del festival genera gran cantidad de basura, sobre todo de los envases de plástico/ Una de las dos pilastras agrietadas en la Plaza de San Jorge./
Cada jornada del festival genera gran cantidad de basura, sobre todo de los envases de plástico/ Una de las dos pilastras agrietadas en la Plaza de San Jorge.

Los más de 50 inodoros portátiles instalados en la calle han recogido 55.000 litros de orín

J. J. GONZÁLEZCáceres

Es la cara negativa del festival Womad, la que sufren los residentes del casco antiguo en las mismas puertas de sus casas, especialmente por los orines. Así lo manifiesta el presidente de la asociación de vecinos de la ciudad monumental, Juan Manuel Honrado, quien cree que los inodoros portátiles no son adecuados porque no se limpian con más frecuencia. La alcaldesa, por su parte, afirma que el gasto en limpieza en el Womad se eleva a 35.000 euros y resalta el éxito del festival. En su opinión, es una «magnífica noticia» que las quejas por la suciedad sean los únicos problemas y no otro tipo de incidentes de gravedad.

más información

La asociación de vecinos de la ciudad monumental había hecho un llamamiento para que el Womad se vea libre de la suciedad, incivismo y botellón. Propuso una campaña de concienciación para que los ciudadanos no orinen en los portales de las casas del casco antiguo.

Honrado explica a este periódico que el problema persiste y que los vecinos han vuelto a sufrirlo este año, aunque reconoce que al menos ha generado un debate social como base para futuras mejoras. En su opinión, los inodoros portátiles que se colocan en la calles son insuficientes y también «inadecuados porque a las 12 de la noche ya están saturados y atascados». El representante vecinal cree que los policías locales deberían vigilar más en los puntos donde la gente suele orinar para llamarles la atención o amonestarles. En este sentido, la Policía Local informa de que ha puesto varias denuncias por miccionar en la calle durante el festival.

Preguntada sobre estas quejas, la alcaldesa, Elena Nevado, indicó que el Ayuntamiento ha destinado 35.000 euros a las tareas de limpieza durante el Womad, según informa Efe. «Es una alegría colaborar con un festival como Womad, en el que la única queja sea esa», dijo en el sentido de que es un evento con una gran afluencia de público y en el que no ha habido que lamentar incidentes de gravedad. Nevado ha recordado las 150.000 personas que ha congregado el festival, según ha resaltado la organización, y ha precisado que es «lógico» que se produzcan esas críticas, al tiempo que ha felicitado al servicio de limpieza frente «a las actuaciones incívicas de algunos».

«Educada de casa»

«La gente tendría que venir educada de casa», afirmó Nevado, para subrayar a continuación que el domingo por la mañana «el casco histórico ya brillaba en todo su esplendor», gracias a los servicios de limpieza». «Ha sido una edición magnífica, donde la gente se ha volcado», concluyó. Por su parte, el concejal de Seguridad Ciudadana, Rafael Mateos, mostró su satisfacción por la ausencia de incidentes y resaltó que la Policía Local «ha estado permanentemente metida en el Womad». Sobre los orines, dice que es «una cuestión de civismo».

También la organización resalta el éxito de esta 26 edición, que ha sido «un acontecimiento único, histórico» y que «será recordada durante mucho tiempo».

Este año se han colocado por parte de la empresa de limpieza, Conyser, 55 inodoros químicos, dos de ellos denominados setas, que permiten su uso por cuatro hombre a la vez. Además, en Gran vía se instalaron seis casetas dotadas también con inodoros. Entre todos los días del festival, se han recogido 55.000 litros de orín. Conyser no pudo ayer facilitar el dato del total de basura recogida porque este año todos los residuos no los ha llevado al ecoparque sino que los ha depositado en sus instalaciones para hacer una separación de los mismos con destino al reciclaje, sobre todo de plásticos. En todo caso, se prevé que la basura generada sea similar a la otros años, es decir más de 40 toneladas.

Respecto de la demanda vecinal para que los inodoros sean vaciados y limpiados cuando se saturan, desde Conyser se explica que durante la presencia masiva del público no pueden acceder los vehículos para hacer esas operación.

Por otra parte, cabe señalar que dos pilastras de la Plaza de San Jorge tuvieron que ser acordonadas con vallas para evitar riesgos de desprendimiento al apreciarse grietas como consecuencia, posiblemente, de la presión del público. El Ayuntamiento reparará las pilastras, que han sufrido un daño considerado menor. No son elementos de valor histórico porque se instalaron en los años 60, cuando se reformó la Plaza de San Jorge.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos