Mayordomos con tres idiomas para Atrio

A la derecha, fachada lateral de la Casa Palacio de los Paredes Saavedra, ubicada en la calle Ancha (frente al Parador). :: jorge rey/
A la derecha, fachada lateral de la Casa Palacio de los Paredes Saavedra, ubicada en la calle Ancha (frente al Parador). :: jorge rey

Está previsto que las obras para rehabilitar la Casa de los Paredes Saavedra arranquen a principios de año

MARÍA JOSÉ TORREJÓN

Atrio está embarcado en un nuevo proyecto. A su restaurante de dos estrellas Michelín y su lujoso hotel de cinco estrellas de la cadena Relais &Châteux sumará un concepto de hostelería hasta ahora inexistente en la ciudad. Se trata de residencias vacacionales con servicio de mayordomo privado incluido. Serán, en total, ocho estancias y estarán ubicadas en la casa-palacio que José Polo y Toño Pérez, dueños de Atrio, acaban de adquirir en la calle Ancha, frente al Parador de Turismo.

«Es un proyecto que nos apetece», comenta a este diario José Polo. «Hay un tipo de cliente que demanda este tipo de instalaciones. En muchas ocasiones nos encontramos que las habitaciones más grandes y más caras del hotel son las que primero se venden», cuenta. Las residencias vacacionales proyectadas en la Ciudad Monumental son algo más que habitaciones. Dispondrán de otras zonas, como salones y cocina, para que sus usuarios se sientan como en casa. Suelen ser turistas con estancias que van más allá de un fin de semana.

Contarán, además, con la atención personalizada de asistentes. Detalla Polo que el perfil profesional que buscan para estos puestos no es exactamente el de un mayordomos de manual, sino más bien el de conserjes-guía. «Tiene que ser una persona que se ocupe del cliente, que se ocupe de lo que necesite, de lo que quiera visitar, que le sepa organizar una excursión y que también le pueda deshacer el equipaje si lo desea», enumera.

Atrio no recurrirá a ninguna de esas afamadas escuelas de mayordomos que hay repartidas por el mundo, como The International Butler Academy (TIBA), para fichar a sus nuevos trabajadores. Los formará en casa. Eso sí, todos los candidatos deben reunir, al menos, un requisito incuestionable: tener idiomas. Se les pedirá, como mínimo, el dominio del inglés y el francés, además del castellano.

Asegura José Polo que no buscan aspirantes con una titulación concreta. «Lo importante es la actitud», subraya. «Apostaremos por gente de la zona. Nos gusta formar a nuestro equipo», apostilla.

El nuevo concepto de alojamiento turístico diseñado por Atrio ya lo brindan otros hoteles de alto nivel, como la cadena canadiense Four Seasons, que oferta este tipo de hospedaje bajo el reclamo 'Residence club'. En Florencia, por ejemplo, están ubicadas en el Palacio Tornabuoni, que consta de 38 apartamentos de lujo.

De momento, la selección de asistentes privados para la extensión de Atrio en la Casa Palacio de los Paredes Saavedra se hará esperar. Lo primero, indican los dueños de la firma, serán las obras.

Según los plazos manejados en la actualidad, se espera que las obras de rehabilitación comiencen a principios del año que viene. Atrio ha confiado en un arquitecto conocido para devolver a este edificio levantado entre finales del siglo XIV y el siglo XV todo su esplendor. Se trata de Emilio Tuñón, que junto al fallecido Luis Mansilla firmó el proyecto de rehabilitación del hotel Atrio en la Plaza de San Mateo. Trabajará junto a Tuñón el arquitecto Carlos M. Albornoz.

Avanza José Polo que la obra que se avecina en la calle Ancha poco tendrá que ver con la realizada en la Plaza de San Mateo. En este caso, cuenta, se trata de devolver al interior su arquitectura original. «Vamos a quitar pegotes», indica el propietario. Cabe recordar que el inmueble, que ocupa un solar de 570 metros cuadrados, fue reformado profundamente en el XVI. Cuenta, de hecho, con elementos de estilo mudéjar, gótico y renacentista.

Tres alturas

Estructurado en tres alturas, las residencias vacacionales ocuparán la planta baja y el primer piso del palacio. Aunque en un principio se habían proyectado 12 apartamentos, finalmente se ha optado por reducir la cifra a ocho alojamientos para que sean más espaciosos. Los dueño de Atrio convertirán las segunda planta del edificio en su residencia particular.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos