El matadero dejará de ser un servicio municipal y el edificio se alquilará

Instalaciones del matadero cacereño tras su reapertura en noviembre de 2014. :: hoy/
Instalaciones del matadero cacereño tras su reapertura en noviembre de 2014. :: hoy

Esta actividad ya no es, por ley, competencia del Ayuntamiento, que pretende que una empresa gestione la industria cárnica, pero no como una concesión

J. J. GONZÁLEZ

Ya no corresponde a los ayuntamientos mantener mataderos como un servicio público. Por ley ha dejado de ser competencia de los municipios y por este motivo el Consistorio de la capital cacereña se dispone a hacer los cambios necesarios con su matadero, ubicado en la carretera de Torrejón el Rubio, ahora gestionado por una empresa concesionaria. Lo primero que hará será aprobar en el pleno de este mes un expediente de supresión del servicio público de matadero municipal, para después plantear el arrendamiento de las instalaciones, de propiedad municipal, a una empresa privada interesada en la explotación como industria cárnica, pero no como servicio público municipal.

CRONOLOGÍA

Apertura. Abrió en 2001 con gestión adjudicada a la Asociación Cacereña de Industriales de la Carne, Acicar, por 15 años. El contrato expiró en marzo de 2016 y está prorrogado hasta que se arriende a una empresa, ya no como concesión de servicio público.

Cierre y traspaso. La Junta de Extremadura decretó el cierre por deficiencias sanitarias en junio de 2014 tras arrastrar durante meses problemas de gestión y de deudas. Uno de los socios se hace con la empresa, Acicar, en septiembre y reabre el matadero en noviembre de 2014.

Denuncia. Antiguos responsables de Acicar denuncian al actual administrador al sentirse perjudicados. Han sido embargados por Hacienda a causa de deudas atrasadas de una empresa que ya habían vendido al nuevo administrador. Ahora reclaman que el Ayuntamiento les devuelva al aval de 240.000 euros que pusieron cuando Acicar se hizo cargo de la concesión, ahora también embargado.

Actualmente, el matadero es explotado por la Agrupación Cacereña de Industriales de la Carne, Acicar, entidad que fue vendida por sus socios a uno de ellos, Clemente Cortés, quien se hizo cargo de la explotación en septiembre de 2014. Las instalaciones llevaban varios mese cerradas, desde julio, por orden de la Junta a causa de deficiencias sanitarias. Reabrió en noviembre, tras una reforma, con la nueva administración, aunque los antiguos socios mantienen un litigio con el nuevo responsable del matadero porque tienen que hacer frente a reclamaciones de deudas, entre ellas de Hacienda, de una empresa que consideraban ya traspasada. Ahora, piden que el Ayuntamiento les libre del aval de 240.000 euros que sigue pesando sobre el conjunto de socios de Acicar y que también está embargado por deudas a la Seguridad Social. El matadero tiene incluso recibos de aguas impagados. Mientras, continúa la gestión con una prórroga aprobada en septiembre de 2016, tras finalizar los 15 años de concesión a los carniceros cacereños. En el pleno del pasado mes de enero, el grupo socialista aludió al problema en la gestión del matadero y a la acumulación de deudas. Precisamente, los antiguos responsables de Acicar se entrevistaron ayer con concejales del grupo municipal del PSOE para explicar con detalle su situación.

Polémica

Al margen de este litigio entre los socios, el Ayuntamiento se disponen en el pleno de este mes a declarar suprimido el servicio público de matadero por el hecho de que ya no es una competencia legal de los municipios. En el pleno de enero la propia alcaldesa, Elena Nevado, ya adelantó los planes sobre el matadero: la supresión del servicio público y el mantenimiento de la explotación cárnica como una concesión demanial, es decir con el arrendamiento a una empresa privada, que lo explotaría sin ninguna responsabilidad municipal. Para ello, la comisión de Urbanismo abordará hoy el expediente, en el que figura un informe de Secretaría sobre la renuncia al servicio público.

En el informes jurídico se advierte, no obstante, de la necesidad de ver la compatibilidad urbanística del terreno donde está el matadero, en la carretera de Torrejón el Rubio, con la continuidad del matadero, concebido como un edificio de dominio público que se destina a una actividad «de uso general», aunque no como servicio público. En el informe se indica que los terrenos deben tener la calificación de dotacional público y que no podría ser viable un cambio en el Plan General Municipal (PGM) para una nueva calificación comercial por ser el suelo donde se encuentra el edificio «no urbanizable de protección especial».

Con todo, el informe jurídico concluye: «la única actuación previa y necesaria antes de proceder a la concesión demanial del edificio para uso general de matadero, en caso de compatibilidad urbanística, es la supresión del servicio público de matadero».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos