Arranca la obra del nuevo hospital, que llegará a contar con 300 trabajadores

Uno de los miembros del equipo de fontanería controla la instalación en uno de los primeros trabajos/
Uno de los miembros del equipo de fontanería controla la instalación en uno de los primeros trabajos

Los primeros trabajos incluyen reposición de elementos dañados, desbroce y levantamiento topográfico. La maquinaria pesada entrará en una semana

MANUEL M. NÚÑEZCáceres

Vuelve la actividad a la obra del nuevo hospital de Cáceres. La Junta de Extremadura decidió rescindir el contrato en 2013 a la constructora que inició la primera fase por entender que no estaba cumpliendo con los objetivos marcados. «Las obras se encuentran paralizadas por motivos ajenos al SES», se argumentaba en marzo de 2013 desde el Ejecutivo regional. Casi tres años y medio después, y tras un largo periplo administrativo e incluso judicial, se ve de nuevo movimiento por la parcela del Cuartillo en la que se levanta el centro sanitario. La UTE (unión temporal de empresas) San José-Magenta ya cuenta sobre el terreno con un grupo de profesionales entre los que se incluyen fontaneros, carpinteros, electricistas y topógrafos. La maquinaria pesada entrará en una semana, eso sí, sin necesidad de utilizar grúa.

Más información

Los detalles fueron explicados ayer, a pie de obra recién reiniciada, por el adjunto al jefe de obras de la constructora, Pedro Urban, al Diario HOY. Este profesional ya ha participado en proyectos relacionados con infraestructuras sanitarias como el hospital de Pozoblanco. Mientras se llevan a cabo las primeras pruebas del sistema eléctrico, varios operarios repasan la presión del suministro de agua. Ya se han desbrozado los accesos al hospital y se está procediendo a la reposición de elementos que estaban dañados.

Los carpinteros están cambiando o revisando puertas de las habitaciones que no se encontraban en perfecto estado. También se han colocado algunos falsos techos y hay dos equipos de topógrafos que se encargan de los correspondientes levantamientos.

Varios de ellos recorrían ayer a mediodía la zona próxima a la entrada principal y la parte del helipuerto, junto al Centro de Cirugía de Mínima Invasión (CCMI). «Lo que se está haciendo es un trabajo eminentemente técnico en estos primeros días. Se está comprobando la iluminación, la instalación de fontanería y se ha limpiado el terreno. También se están montando las casetas de obra. La semana que viene o a más tardar la siguiente se pondrá en marcha todo el engranaje ya con maquinaria pesada en la propia obra, en la zona exterior», detalla el responsable de la empresa constructora del nuevo hospital.

Ya se ha colocado el cartel anunciador del proyecto y se ha señalizado la entrada. Hay un doble panel en el que aparecen los logotipos de Magenta, San José y el Gobierno regional. Figura la inversión (13,3 millones) y el fondo de uno de los paneles se enriquece con una recreación fotográfica del centro. La adjudicación final se hizo por 12,06 millones, lo que supone un ahorro de 1,2 millones por la baja sobre el precio de licitación. El plazo de ejecución es de 12 meses.

Entre los números del futuro hospital destacan sus casi 200.000 usuarios potenciales, las 482 plazas del aparcamiento y, ya en la parte puramente sanitaria, las 207 camas, 15 quirófanos, 56 consultas externas y los cerca de 2.000 metros cuadrados destinados a Urgencias, con 15 boxes de observación, tres de triaje y 13 más de atención inmediata. Los laboratorios se ubicarán en la segunda y tercera planta, aunque el principal seguirá en el hospital San Pedro de Alcántara.

Otro de los datos sobresalientes es el que afecta al empleo. Ayer a mediodía una quincena de profesionales ya realizaban sus funciones allí. De esa vuelta a la actividad también sirve como prueba el número de vehículos estacionados a esa hora, hasta doce. Tanto el SES como la constructora reconocen que «en los picos más altos de actividad» se llegará a los tres centenares de empleos. «Es posible alcanzar esa cifra», asume el adjunto al jefe de obras.

«Respecto a la previsión de trabajadores que van a participar en la ejecución, la empresa estima que se aproximará a los 300 en los momentos punta de la obra, cuando se realicen las instalaciones de fontanería, electricidad...», informa el Servicio Extremeño de Salud. El propio SES subraya que en la actualidad «unos diez trabajadores están realizando tareas preparatorias de la obra como acondicionamiento de accesos, movimiento de tierras y desbroce». Según pudo comprobar este diario, la cifra puede ser incluso superior.

«Cuando el hospital esté terminado, la impresión será buenísima. Va a ser un hospital moderno, tecnológicamente de primer nivel», ha reseñado el gerente del SES, Ceciliano Franco. Sostiene que si el traspaso se hace correctamente, los usuarios se olvidarán de los problemas de los últimos años: «Nos empezarán a exigir la segunda fase», opina.

Para Pedro Urban, adjunto al jefe de obras, el estado de las instalaciones «es mucho mejor del que se podría imaginar, no está nada mal». Su opinión es que no es previsible que surjan graves inconvenientes que puedan alargar plazos. «Este será un hospital de referencia. Para nosotros, un reto. Y lo asumimos».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos