Juan Iglesias y Salvador Pascual entran a formar parte de la lista de cacereños ilustres

La alcaldesa Elena Nevado posa con el ex alcalde socialista Juan Iglesias Marcelo y el cirujano Salvador Pascual Sánchez-Gijón./
La alcaldesa Elena Nevado posa con el ex alcalde socialista Juan Iglesias Marcelo y el cirujano Salvador Pascual Sánchez-Gijón.

El Ayuntamiento nombra al exalcalde socialista hijo predilecto y concede al cirujano gaditano el título de hijo adoptivo

MARÍA JOSÉ TORREJÓNCáceres

El libro de honores de la ciudad de Cáceres incorporó ayer dos nuevas firmas. El exalcalde socialista Juan Iglesias Marcelo y el cirujano gaditano Salvador Pascual Sánchez-Gijón inmortalizaron su rúbrica instantes antes de entrar a formar parte de la lista de cacereños ilustres. El primero acaba de ser nombrado hijo predilecto y el segundo, hijo adoptivo.

El acto se celebró en el salón de plenos del Palacio de la Diputación Provincial, ya que el salón municipal se encuentra en obras. La cita reunió a un buen puñado de representantes de la familia socialista, que quisieron acompañar a Iglesias Marcelo (Cáceres, 1931) durante un día tan señalado. La jornada regaló, además, una instantánea para el recuerdo: los cinco últimos alcaldes de la ciudad reunidos en una misma sala bajo los focos de los fotógrafos. Ahí estaban Carlos Sánchez Polo (1987-1995), José María Saponi (1995-2007), Carmen Heras (2007-2011) y Elena Nevado, la alcaldesa actual, además el homenajeado, que ocupó el puesto entre 1983 y 1987.

Tampoco quisieron faltar a la convocatoria los expresidentes de la Junta de Extremadura Juan Carlos Rodríguez Ibarra y Guillermo Fernández Vara. La diputada socialista Leire Iglesias y la exconsejera de Educación Eva María Pérez también asistieron a un acto que logró llenar el salón de plenos.

MULTIMEDIA

El doctor Salvador Pascual (Cádiz, 1955) estuvo arropado por Jesús Usón, artífice del Centro de Cirugía de Mínima Invasión de Cáceres (CCMI), con quien desde ayer comparte el título de hijo adoptivo. El Ayuntamiento ha querido reconocer a Salvador Pascual su labor de mecenazgo realizada, precisamente, en el CCMI, centro con el que colabora desde 1991 y donde ha posibilitado la concesión de 16 becas de formación por un importe de más de 540.000 euros.

Al acto de ayer acudieron, igualmente, los integrantes de la Asociación de Amigos del Centro de Cirugía de Mínima Invasión, que han respaldado el nombramiento del cirujano. Y entre los asistentes también se pudo ver al embajador de Israel en España, Alon Bar, ya que el país al que representa realiza ensayos preclínicos en el CCMI. Entre los rostros conocidos también estaban los propietarios del hotel Atrio, Toño Pérez y José Polo. Durante su intervención, el doctor Salvador Pascual ensalzó el nivel de la hostelería cacereña y habló, en concreto, de este hotel de cinco estrellas, además de referirse al Parador de Turismo y el Racó de Sanguino.

«Son las distinciones más grandes que se pueden otorgar desde la ciudad de Cáceres a favor de dos personas que desde sus ámbitos profesionales y personales han tenido el punto en común del saber hacer, de la constancia, de la lucha, de la entrega, de la excelencia pero, sobre todo, de trabajar y defender siempre a esta ciudad y a sus ciudadanos en sus respectivos ámbitos», destacó la alcaldesa sobre los homenajeados de la jornada.

La declaración de la Unesco

Juan Iglesias Marcelo hizo gala de su fama de buen orador y pronunció un discurso de 15 minutos de duración sin echar mano de ningún papel. Entre los principales logros de este hombre de 83 años está la declaración de Cáceres como ciudad patrimonio de la humanidad por la Unesco en el año 1986. Ayer él se definió como un «modesto alcalde». Y quiso compartir el nombramiento con todos sus compañeros de corporación ya fallecidos.

«Este es un honor personal, pero hay muchas personas que están concernidas por esta distinción. Sin su trabajo hubiera sido imposible que este acto se pudiera realizar. Quiero dedicar este memorial de las ausencias a mis compañeros de Corporación que no pueden estar aquí y evoco con fuerza a Valentín Pacheco (padre del actual edil), Teodoro Casado, Agustín García, Manolo Veiga, Juan Bazaga, Emilio Vázquez Navero, Filiberto Martín Blanco y algún otro que mi memoria no me permite tener presente», enumeró.

También tuvo palabras de agradecimiento para esos otros compañeros que ayer le arroparon durante el acto. «Es justo que yo diga que esta distinción es tan suya como mía y sin ellos no hubiera sido posible que yo estuviera aquí», agregó. Y se refirió a Marcelino Cardalliaguet, José María Saponi, Vicenta Naranjo y Miguel Ángel Rubio, entre otros.

Por su parte, Salvador Pascual Sánchez-Gijón quiso evocar sus raíces cacereñas. Su madre y su abuela materna, contó, procedían de Cáceres. No reparó en piropos hacia la ciudad, de la que destacó su capacidad de acogida. «Siento placer cuando vengo a Cáceres», señaló. Y, a continuación, alabó un proyecto del Centro de Cirugía de Mínima Invasión. «A Cáceres no vine ni por mi madre ni por mi abuela. Vine porque ustedes me trajeron, me ilusionaron y me dieron la oportunidad de participar en el proyecto más ambicioso y cabal que hasta ahora se haya llevado a cabo en España para el desarrollo, la investigación y la docencia de la cirugía en general y de la cirugía de la mínima invasión en particular», dijo. El acto concluyó en los jardines del Palacio de Carvajal, donde se sirvió un aperitivo.

Juan Iglesias Marcelo y Salvador Pascual Sánchez-Gijón han entrado a formar parte de la familia de los cacereños de cinco estrellas. El ex alcalde comparte su distinción como hijo predilecto con otros nombres ilustres como el periodista Fernando García Morales, el futbolista Manuel Sánchez Delgado (Manolo), el compositor Juan Solano, el bailaor Enrique Jiménez Mendoza o el humorista Franquete, entre otros.

Por su parte, la lista de hijos adoptivos en la que acaba de ingresar Salvador Pascual está integrada por el sacerdote Severiano Rosado, el Padre Pacífico (el fraile Francisco Martínez Ugidos), el concejal Valeriano Hornero, el médico otorrinolaringólogo Benjamín García, el catedrático y crítico literario Ricardo Senabre o el escritor y descubridor de la cueva de Maltravieso, Carlos Callejo Serrano, además de por su querido Jesús Usón.

A Juan Iglesias Marcelo (Cáceres, 1931) se le atribuye el «hito», dijo ayer Elena Nevado, de haber conseguido que Cáceres fuera declarada patrimonio de la humanidad por la Unesco en 1986. Cursó Magisterio, se licenció en Filosofía y Letras y también estudió Psicología. Fue elegido concejal en el Ayuntamiento de Cáceres en 1979, en las primeras elecciones democráticas. Tras permanecer cuatro años en la oposición, en 1983 llegó a la alcaldía. Ocupó el cargo hasta 1987. También ha sido senador de la provincia durante cinco legislaturas.

El doctor Salvador Pascual Sánchez-Gijón (Cádiz, 1955) está considerado el mecenas del Centro de Cirugía de Mínima Invasión Jesús Usón. Se licenció en Medicina en Cádiz en 1981, obteniendo el título de especialista en cirugía en la universidad Pierre et Marie Curie de París en 1987. Es hijo y nieto de cacereñas. Su vinculación con el CCMI nació en 1991. Desde entonces, ha entregado al centro sus conocimientos, su interés y sus medios económicos a través de la creación de las becas de formación (a las que ha destinado más de 540.000 euros).