Buscan más restos romanos en el entorno del Palacio de Mayoralgo

A la derecha, patio del Palacio del Mayoralgo donde se encuentran los restos romanos, que permanecen cerrados al turismo. :: l. cordero /
A la derecha, patio del Palacio del Mayoralgo donde se encuentran los restos romanos, que permanecen cerrados al turismo. :: l. cordero

El Consorcio Cáceres Ciudad Histórica ha encargado ya prospecciones arqueológicas

M. J. T. CÁCERES.

El Consorcio Cáceres Ciudad Histórica realizará prospecciones arqueológicas en el entorno del Palacio de Mayoralgo para buscar restos romanos. El director de este organismo, César García, avanza que los trabajos se llevarán a cabo en los próximos meses y que será una empresa cacereña la encargada de hacerlos con georradar.

«Los arqueólogos han deducido que los restos romanos que aparecieron debajo del Palacio de Mayoralgo no se circunscriben solo a lo que es el solar del palacio», ilustra García. Los trabajos comenzarán, indica, de forma inmediata. Las prospecciones se realizarán delante de la fachada principal del Mayoralgo y en los adarves.

Los restos romanos del Palacio de Mayoralgo aparecieron en 2001, y, según los expertos, constituyen el hallazgo más importante de los últimos tiempos, ya que permiten conocer cómo fue el origen fundacional de la ciudad. Unos obreros descubrieron el yacimiento por azar, cuando instalaban una grúa en el patio del palacio con motivo de la rehabilitación del inmueble para convertirlo en sede institucional de Caja Extremadura.

Las excavaciones permitieron confirmar el origen puramente romano de la ciudad, con restos que datan del siglo I antes de Cristo. Los trabajos arqueológicos dejaron a la vista una parte del foro de Norba Caesarina, un tramo de la calzada, así como una vivienda con un patio y cisterna en el centro. También se encontraron restos de un taller de forja. Pero, sin duda, el hallazgo más espectacular fue un busto de bronce bañado en oro del siglo I después de Cristo y que está actualmente en el Museo de Cáceres.

Las prospecciones arqueológicas del Consorcio forman parte de un estudio histórico más amplio centrado en el origen de los pavimentos de la Ciudad Monumental, con el fin de determinar cuáles pueden ser sustituidos y cuáles no.