Cien años con los scouts

1/
1

Las primeras actividades de los scouts en Cáceres se remontan a 1914 y actualmente los cinco grupos reúnen más de medio millar de jóvenes

ANA TRIMIÑO CÁCERES.

SCOUTS EN CÁCERES

Grupo Al-Kazires: creado en 1985, está formado por 100 miembros.

Grupo Azimut: creado en 1987, formado por 153 componentes.

Grupo Adarve: Surgió en 1990, tiene ahora 56 miembros.

Grupo Sant Yago: creado en 1994, cuenta con 130 jóvenes.

Grupo Alezeia: desde 1997, integrado por 65 componentes.

Los scouts están de celebración, y no sólo porque cumplen cien años de presencia en Cáceres, sino porque además una glorieta de la capital al fin va a llevar su nombre.

El siglo de vida lo atestigua la bandera rojigualda de 'Los exploradores de España. Tropa de Cáceres' de 1914, que se guarda (no está expuesta al público) en el Museo Municipal de la plazuela de Publio Hurtado. Ese legado, como ha recordado Valentín Pacheco, alcalde en funciones, lo mantienen vivo cinco grupos Scouts en Cáceres, que «siempre han colaborado con las actividades de la ciudad». El Ayuntamiento ha iniciado el expediente para dedicar una glorieta a este movimiento, que reúne algo mas de 500 jóvenes, y reconocer de este modo la labor del colectivo juvenil y su primer centenario entre los cacereños.

La rotonda elegida es situada en la intersección de la prolongación avenida Virgen de Guadalupe con la N-630 en Cáceres, ubicada entre las traseras del IES 'Ágora' y el parque 'Padre Pacífico'.

Carlos Ongallo, coordinador de los scouts de Sant Yago y el scout cacereño más veterano de entre los que siguen activos, afirma a este diario que «está muy bien que se reconozca el trabajo que hacemos por la educación de los jóvenes», aunque precisa que «haya glorieta o no vamos a seguir haciendo nuestro trabajo», pues lo desarrollan para extender unos valores, no por los reconocimientos que puedan recibir.

De la misma manera, Miriam García, la tesorera de este grupo creado como tal hace 20 años, reconoce «estar contenta con la iniciativa de la rotonda porque con ello se reconoce la labor que los scouts hacen, es decir, el trabajar por la juventud».

El método educativo ideado por Baden Powel en 1907 en Inglaterra desembarcó en tierras extremeñas siete años más tarde. Corría el mes de julio de 1914 cuando en Cáceres se creó el Comité Provincial de los Exploradores de España. Fueron las clases dirigentes quienes acogieron con entusiasmo en un primer momento esta iniciativa. La presidencia recayó en Pedro María Torres Cabrera, abogado, y en esta primera etapa colaboraron con él León Leal o Manuel Montenegro.

Cacereños conocidos como Laureano León, presidente de la Diputación y del PP provincial, o César Ramos, diputado autonómico socialista, también han formado parte de este movimiento educativo, por citar solo algunos componentes.

La actividad de los exploradores cacereños se rompió bruscamente en 1940 con la entrada en vigor de una circular del Ministerio de Ordenación. Franco prohibió la Organización de los Scouts Españoles, que volvieron a resurgir tanto en Cáceres como en el resto del país con la recuperación de la democracia.

En 1981 nació el grupo Scout Pizarro, que después adoptaría el nombre de Al-Kazires. A este colectivo le siguieron los grupos Azimut (creado en 1987), Adarve (1990), Sant Yago (1994) y Alezeia (1997).

Los cinco grupos que trabajan en Cáceres comparten una misma finalidad: «Educar en valores». Y ello a través de actividades como el servicio social, talleres, acampadas en período estival y un largo etcétera. Todos tienen como punto común una curiosidad: se reúnen a la misma hora del mismo día: el sábado de cuatro y media a siete de la tarde.

El plan educativo está estructurado en varias ramas, de manera que cada segmento de edad tiene unas actividades adaptadas a la evolución psicológica de los niños. Los más pequeños, con edades comprendidas entre los seis y los ocho años, reciben el nombre de castores, cuyo lema es 'compartir'. Los de ocho a once años resumen su acción en 'haremos lo mejor'. Los preadolescentes son los scouts que tienen como seña 'siempre listos'. La unidad es la base de la educación dirigida a los scouts de 14 a 17 años. Y por último, los mayores se identifican con el lema de 'servir'.

El reconocimiento llega en un periodo en el que los scouts realizan más actividades, sus tradicionales acampadas. La glorieta se convertirá en símbolo de todos los valores educativos que los scouts se han dedicado a propagar.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos