Un centenar de bomberos protestan por perder poder adquisitivo

El diputado Samuel Fernández entre los bomberos. :: l. cordero/
El diputado Samuel Fernández entre los bomberos. :: l. cordero

Reclaman que se les pague la nocturnidad, pero no a costa de una merma del complemento de peligrosidad

M. M. N. CÁCERES.

Menos diputados y más publico que nunca. Así arrancó ayer el pleno del mes de junio de la Diputación cacereña, al que acudieron un centenar de bomberos para reclamar cambios en la Relación de Puestos de Trabajo (RPT) que el Gobierno quiere aprobar. «Supone una pérdida de poder adquisitivo importantísima y una minusvaloración de nuestros puestos», aclaró antes de iniciarse la sesión el portavoz del colectivo, Javier Moreno, miembro de la Junta de Personal.

Los profesionales de la extinción de incendios ocuparon casi por completo las butacas destinadas a los visitantes en el salón de plenos, pero los sillones de hasta ocho diputados aparecían vacíos. Varios de los ausentes se incorporaron pocos instantes después. Faltaron Esther Gutiérrez, por el grupo socialista, y los vicepresidentes, Rafael Mateos y Saturnino López Marroyo. El primero intentó cambiar, sin éxito, la fecha de un juicio al que estaba citado. El segundo se encontraba en Cilleros en la celebración de las bodas de oro del centro escolar.

La ausencia de ambos dejó una imagen insólita, con el presidente, Laureano León, en solitario, flanqueado a ambos lados de la mesa por el secretario y la interventora. Al fondo, el cuadro gigante de Juan Carlos I, listo para ser sustituido.

La presencia de los bomberos y su protesta «cívica y silenciosa», como ellos mismos la definieron, fue la nota más significativa de la mañana. «Venimos a mostrar nuestro malestar», subrayó Javier Moreno, que entregó un escrito en el registro en el que plantean cambios y piden una solución consensuada. No quisieron los bomberos hablar de cifras ni cuantificar esa pérdida de poder adquisitivo que denuncian, pero la cuestión de fondo de su reclamación es el pago de las horas nocturnas. Eso sí, nunca a cambio de reducir la cifra que perciben como complemento de peligrosidad.

«No estamos de acuerdo con los complementos», insistió el portavoz del colectivo, que agrupa a unos 185 profesionales y se queja de una RPT «sin actualizar».

La versión del Gobierno difiere. El propio presidente anunció que se ha llegado a un acuerdo con los sindicatos UGT, CC.OO. y Tecae sobre la RPT. Otras tres centrales sindicales, no obstante, se muestran en contra. Son CSIF, GID y USO. Desde Diputación se defiende una RPT «más igualitaria y equilibrada» y que, con su aprobación, «corregirá desigualdades históricas en la plantilla laboral». Según Emilio Borrega, diputado de Recursos Humanos, las múltiples reuniones celebradas en los dos últimos años tienen en cuenta las propuestas de los trabajadores y sientan las bases de una estructura que pasa de 428 complementos específicos distintos a 30.

«Ningún trabajador sufre merma en sus retribuciones, pero se corrigen desigualdades entre personas que ocupaban puestos de igual categoría y responsabilidad y tenían complementos muy diferentes».

Miguel Ángel Morales, portavoz de la oposición, recuerda que el compromiso del Ejecutivo provincial era haber aprobado el catálogo de puestos antes del verano: «Este pleno es un ejemplo de la parálisis que hay. Se corrobora que las obras que se anuncian no se ejecutan».

En el turno de ruegos y preguntas, el diputado socialista Carlos Labrador se interesó por una deuda de 483.000 euros del Ayuntamiento de Plasencia por el servicio de prevención y extinción de incendios. El presidente respondió que se exige ese pago, aunque hay que entender que el Consistorio placentino ha debido afrontar pagos por hasta dos millones de euros de la legislatura anterior por este mismo concepto.