La ciudad se prepara para el Womad

Trabajadores del supermercado Tambo de Alfonso IX colocan los productos de más venta. :: a. méndez/
Trabajadores del supermercado Tambo de Alfonso IX colocan los productos de más venta. :: a. méndez

Las previsiones de venta de hielo, vino, refrescos, cerveza y agua, además pan y embutidos, se disparan en la zona centro con motivo del Festival de Música

J. CEPEDA CÁCERES.

La XXIII edición del festival Womad en Cáceres, del 8 al 11 de mayo, se acerca en el calendario y la ciudad se prepara para que esté todo a punto. Una edición que vuelve a disparar las previsiones de venta de hielo, vino, refrescos, cerveza y agua, además de pan y embutidos, en los comercios del centro más cercanos a la Plaza Mayor. Un año más, Cáceres acogerá a miles visitantes en un Festival que une culturas con la música étnica como nexo.

Los establecimientos ya se preparan ante la avalancha de jóvenes y no tan jóvenes que, como cada año, pasan muchas horas en la calle y necesitan abastecerse. Hasta un 500% suelen aumentar las ventas de ciertos productos como el hielo, el tinto de verano, el vino de tetra brik, refrescos o cerveza, explica Vicente Iglesias desde el supermercado Tambo de la calle Alfonso IX, uno de los más frecuentados por los 'womeros' antes de ir a los diferentes escenarios de la fiesta.

En otro de los supermercados cercanos al entorno del festival de músicas del mundo, el Udaco de la calle Moret, también preparan provisiones para satisfacer las necesidades de los clientes. «El año pasado nos quedamos sin agua», recuerda Víctor García, uno de los responsables. Desde este mercado destacan que muchos de los jóvenes «compran garrafas de agua para tirar su contenido e introducir vino y refresco para hacer calimocho».

Y es que hemos de tener en cuenta que el acceso con botellas de cristal o de plástico con tapón está prohibida al recinto del Festival Womad, por lo que los festivaleros recurren habitualmente a garrafas de plástico de cinco litros para mezclar vino con refresco de limón, una de las bebidas más comunes. También desde este comercio aseguran que, a pesar de que no suelen abrir los sábados por la tarde, ampliarán su horario de apertura y lo extenderán hasta que comience el último concierto. «Es mucho trabajo, pero hay que pensar que es solo un fin de semana al año, hay que aprovechar el tirón», reconoce García.

Se trata, también, de un buen fin se semana en lo que a ocupación se refiere. En los establecimientos más asequibles para el bolsillo, como el albergue municipal, hostales y pensiones y el camping han colgado el cartel de no hay billetes, en algunos de los casos desde hace varias semanas. Algunos hoteles, como el Alfonso IX o el Albarragena, muy cerca del campo de acción del festival, también tienen todo completo para las noches de viernes y sábado.

En los aledaños de la plaza vivirán igualmente su particular agosto con la afluencia de miles de personas. «Si todo va bien, aumentaremos las ventas más de un 300%», aseguran desde la Heladería Italiana Remo, donde pese a su nombre también se sirven bocadillos y pizzas. Su responsable, Alexandru Ionas, se muestra ilusionado con las previsiones internas que manejan, teniendo en cuenta siempre el desarrollo de anteriores ediciones. Los establecimientos de comida rápida son, en general, los más beneficiados de tanto seguidor de Womad.

Otro de los gremios que notan la llegada de los visitantes a la ciudad es el de los taxistas. Según informa a este diario uno de los vocales de la asociación Radiotaxi Cáceres, Gonzalo Najarro, el aumento en el porcentaje de carreras a las dos estaciones de la ciudad, la de trenes y la de autobuses, es siempre bastante significativo. Aunque no se atreve a estimar un porcentaje concreto, la experiencia de años anteriores le dice que puede ser un buen fin de semana en cuanto al negocio se refiere.

Cáceres, como ciudad de servicios, ya espera a sus miles de visitantes 'womeros'.