Vélez rechaza condenar el franquismo en el pleno de Badajoz

Morales y Pozo Pitel siguieron el pleno entre el público. :: j.v.arnelas/
Morales y Pozo Pitel siguieron el pleno entre el público. :: j.v.arnelas

El candidato de Vox votó en contra argumentando que el gobierno de la II República se amañó en las urnas y que Franco hizo pantanos

Miriam F. Rua
MIRIAM F. RUA

El pleno empezó como una balsa, tanto que la 'España que madruga' representada por el concejal de Vox, Alejandro Vélez, tuvo que hacer un esfuerzo para no dar una cabezadita en su escaño. Hasta que llegó el turno de las mociones y los concejales se fueron espabilando conforme se agriaba el debate. Salió adelante con el sí de todos los grupos la propuesta del PSOE de renombrar el pasaje de Los Glacis, localizado entre este colegio y el IES Domingo Cáceres para dedicárselo a la escritora de Zafra, Dulce Chacón.

Menos amable fue la enmienda que también presentaron los socialistas para que las comisiones informativas tengan once en lugar de nueve miembros, a su entender más proporcional a la representación de cada grupo político. No salió adelante y el portavoz socialista, Ricardo Cabezas, anunció que trasladará el asunto a los juzgados. Llegó el turno de la propuesta del PP, para reclamarle a la Junta que asfalte Circunvalación. Pese a que ya está anunciado el inicio de los trabajos para agosto, todos los grupos aprobaron la moción, incluido el socialista, cuyo portavoz reconoció que la Junta tenía que haber sido más diligente.

A partir de ahí, el debate ideológico afloró con la moción de Cs, para que el pleno condenase la agresión a miembros de su partido durante la fiesta del orgullo en Madrid. Solo lo apoyaron PP y Vox. PSOE y Unidas Podemos votaron en contra. Y al final, llegó la moción con la que Erika Cadenas de Unidas Podemos buscaba retratar a Vox. La concejala de la formación morada pedía condenar el régimen franquista, los asesinatos y la represión que padeció la ciudad en agosto del 36, reprobar a los cargos públicos que hagan exaltación y apología del franquismo e instar a la Junta a establecer el 14 de agosto ( la llamada matanza de Badajoz), como el día de las víctimas de la dictadura. Todos los grupos menos Vox aprobaron sin fisuras la moción. Alejandro Vélez, seguido en la bancada de público por José Antonio Morales y Antonio Pozo, la rechazó con argumentos revisionistas como que el gobierno de la II República se amañó en las urnas, que los afiliados y militantes del PSOE y los comunitas asesinaron a curas y monjas y que Franco hizo pantanos. Su discurso enervó especialmente a Pedro Miranda (PSOE), que le llamó 'fascista'.