Los vecinos rechazan que el centro de salud Los Pinos se mude a los juzgados

Los juzgados de Badajoz, en la avenida de Colón. :: hoy/
Los juzgados de Badajoz, en la avenida de Colón. :: hoy

Pardaleras y el Casco Antiguo señalan que está lejos para la mayor parte de los usuarios y piden que se estudien otras opciones más cómodas

Natalia Reigadas
NATALIA REIGADASBadajoz

La idea no gusta a los vecinos. Pardaleras y el Casco Antiguo, donde viven la mayor parte de los usuarios del centro de salud Zona Centro, más conocido como Los Pinos, rechazan la sugerencia del Servicio Extremeño de Salud (SES) de trasladar este servicio al edificio de los juzgados de la avenida de Colón.

La propuesta la anunció el pasado martes el consejero de Sanidad, José María Vergeles, y cayó como un jarro de agua fría en las asociaciones de vecinos. Consideran que esta sede está fuera de ambos barrios, por lo que no tiene sentido como posible ubicación para su centro de salud. La juzgados están a 200 metros de avenida Santa Marina. Esta calle ya pertenece a otro barrio que no depende del Centro de Salud la Zona Centro. Los afectados señalan que no es lógico instalar sus servicios médicos en un extremo que no está cerca para la mayoría de sus 20.000 usuarios.

HOY desveló a principios de diciembre que la actual sede del centro de salud Los Pinos, en Ronda de Pilar, sufre daños estructurales, por lo que el SES estaba estudiando trasladarlo a otro lugar. El 10 de diciembre compareció el gerente del Área de Salud de Badajoz, Dámaso Villa. Concretó que en el plazo de un mes, el SES anunciaría una solución y avanzó que había dos opciones: reparar el edificio dañado o mudar el servicio. Indicó que la Consejería de Sanidad quería usar sus propios edificios en la ciudad y señaló tres: el Hospital Perpetuo Socorro, la Escuela de Salud (Pardaleras) y un inmueble en la avenida de Huelva que actualmente es la Gerencia de Área.

El Casco Antiguo propone que se construya un edificio nuevo en los solares del Campillo

Sin embargo, una vez cumplido el plazo de un mes, Vergeles no dio una respuesta definitiva. El consejero desveló que la reparación del edificio de Ronda Pilar costaría medio millón de euros. Este presupuesto es menor que construir uno nuevo o reformar uno existente, pero el problema es que, durante las obras, tendrían que mudar el centro de salud para luego devolverlo a su sede. Estas mudanzas, habilitar una sede provisional y el tiempo que haya que desplazar a los usuarios, son un problema, por lo que el SES sigue estudiando un traslado que sería definitivo.

En este sentido, Vergeles indicó que se ha reunido con el alcalde de Badajoz, Francisco Fragoso, para buscar posibles solares en el centro en los que poder edificar un inmueble nuevo. También indicó que ha contactado con el Ministerio de Justicia para ocupar los juzgados de la avenida de Colón cuando se muden a Ronda Norte. No hay una fecha cerrada, ya que la obra está parada en la actualidad.

Esta es la propuesta que ha disgustado a los vecinos. «No nos gusta para nada. Es un disparate», dice Javier Fuentes, presidente de la Asociación de Vecinos del Casco Antiguo. Este representante vecinal ejerció como abogado durante muchos años y destaca que conoce en profundidad el edificio. «Sería una obra enorme, es absurdo. Si pones el centro de salud en la planta baja ¿Qué haces con lo de encima, lo dejas abandonado y vacío?»

Fuentes pide que los políticos hagan un esfuerzo y se sienten a pensar una ubicación mejor. Además, solicita que se coordinen entre instituciones. Como propuesta, el Casco Antiguo señala que hay parcelas del Campillo donde se prevén edificios dotacionales y que podría ser una buena opción, ya que está cerca de la sede actual.

Por su parte, el presidente de la Asociación de Vecinos de Pardaleras, Juan José Martín, también rechaza la avenida de Colón y mantiene su idea inicial, que se dividan los servicio que hay actualmente en Los Pinos entre Pardaleras y el Casco Antiguo para que estén más cerca de todos los residentes. Señala que se podría instalar un consultorio en Pardaleras, por ejemplo, en la Escuela de Salud de la calle Antonio Cuéllar Grajera y así reducir el número de usuarios del centro de salud, que se mantendría en el centro, pero necesitaría un edificio más pequeño.