600 vecinos piden una solución definitiva ante la plaga de camalote