Vaivenes presupuestarios en Badajoz

Carretera de Sevilla, donde han reducido la inversión de 15 millones a 100.000 euros. :: hoy/
Carretera de Sevilla, donde han reducido la inversión de 15 millones a 100.000 euros. :: hoy

El tijeretazo a la carretera de Sevilla recuerda otras inversiones retrasadas

Rocío Romero
ROCÍO ROMEROBadajoz

Para que una infraestructura salga adelante, tiene que aparecer en los presupuestos de las administraciones. Pero que esa inversión conste en las cuentas públicas no garantiza que salga adelante.

El proyecto de cuentas de Pedro Sánchez trae bastantes disgustos a Badajoz, como es el tijeretazo a la duplicación de la carretera de Sevilla. Si los presupuestos de 2018 destinaron más de 15 millones de euros hasta 2021 y preveían 6,3 millones para el año pasado, el proyecto de este 2019 reduce toda la inversión a 100.000 euros. Parece claro que si en 2018 no se movió una piedra, en 2019 tampoco. De hecho, esta infraestructura aparece en los presupuestos estatales desde 2014 y la carretera sigue igual que entonces.

Más información

Pero no es el primer caso. Un repaso a las cuentas aprobadas de los últimos años deja otros ejemplos de promesas incumplidas. O de obras que, como el Guadiana, aparecen y desaparecen. La mayoría se eterniza y, mientras se hacen, las partidas suben y bajan.

El mejor ejemplo es la Alcazaba. Las tres administraciones (Gobierno, Junta y Ayuntamiento) firmaron en 2006 un acuerdo para invertir 12 millones de euros. El Estado debe aportar el 50%, mientras que la Junta y el Ayuntamiento financian el resto a partes iguales. Las cuentas de 2013 destinaron cero euros, cuando la primera fase del convenio ya estaba terminada y quedaban otras dos. Después se ha recuperado, pero las cantidades van variando. Y este año vuelven a bajar. De los 300.000 euros proyectados por el Gobierno en las cuentas de 2018 para 2019, baja a 50.000 euros. Es decir, es una consignación que aparece y desaparece, sube y baja.

Las inversiones de 2013 redujeron a 100.000 euros la construcción de los juzgados en Ronda Norte, el año antes habían destinado 3,6 millones. En las cuentas de 2015 destinaron cero euros, aunque mantenían la previsión de inicio para 2016 con un millón, y 9 millones hasta 2018. Las obras ya están prácticamente terminadas y, al final, tendrán un coste cercano a los 19 millones de euros, según consta en los presupuestos de este año. Pero está anunciada desde hace, al menos, una década. El Ayuntamiento cedió los terrenos en 2011.

Los presupuestos del Gobierno tampoco suelen ser los reyes magos para Badajoz. Los de 2015 recogían la duplicación de la carretera de Sevilla, la aportación para rehabilitar la Alcazaba, el acondicionamiento de la margen derecha del río, la compensación a la Diputación para arreglar los desperfectos del Hospital Provincial mientras fue de su propiedad para convertirlo en Parador, y los juzgados de la Ronda Norte.

Este mal, de todas formas, no afecta solamente a los presupuestos del Estado. Las cuentas de la Junta de Extremadura son otro ejemplo. Como el arreglo de las Casas Coloradas, que se anunció a principios de 2017 y se ha sacado a concurso a principios de este año. Tanto PP como Cs, sin embargo, han reclamado en la tramitación de este año que se incluya de nuevo. Es un ejemplo de partidas que se repiten.

Ocurre lo mismo con los presupuestos municipales. La medida estrella del Ayuntamiento para 2017 era la construcción de un polideportivo para gimnasia en Valdepasillas, cerca de Aspaceba. En total, se consignaban 2,5 millones de euros pero no iba comenzar hasta 2018, para cuando se preveían 300.000 euros. Sin embargo, una vez comenzado 2019 y con las elecciones municipales a cuatro meses, lo único que se sabe de esta infraestructura es que vuelve a aparecer en los presupuestos en curso.

 

Fotos

Vídeos