Los usuarios del parque de Tres Arroyos de Badajoz denuncian que está lleno de basura

Basura junto a los columpios de Tres Arroyos. :: JOSÉ VICENTE ARNELAS

La dehesa está cubierta de cientos de platos, vasos, servilletas y botellas de las personas que van a comer los fines de semana

Natalia Reigadas
NATALIA REIGADASBadajoz

«Somos unos cerdos. No sabemos cuidar lo que tenemos». La frase es de Manuel Dueñas, un pacense que suele ir a Tres Arroyos. «Prefiero correr por caminos que por asfalto. Estos días estoy corriendo por encima de basura», se lamenta. Mientras habla, Dueñas va señalando basura a su alrededor. Junto a los columpios del parque hay cientos de vasos de plásticos, platos, botellas, colillas, servilletas, sacos de carbón, etc, que el viento ha esparcido por toda la dehesa.

La estampa de Tres Arroyos cubierta de basura ha indignado a los usuarios. La situación no es nueva. Según deportistas como Manuel Dueñas, que va habitualmente, es común que los vecinos que van a comer a esta zona los fines de semana no recojan sus basuras. «Los lunes te encuentras de todo. Chorizos en las mesas, el carbón tirado en el tronco de los árboles que puede salir ardiendo y hasta bolsas de basura colgadas de los árboles ¿Qué les cuesta llevarlas al contenedor?», se lamenta este pacense.

La situación ha empeorado esta semana tras la celebración de la romería de San Isidro que, gracias al buen tiempo, hizo que esta dehesa se llenase de público. Cuatro días después, la zona más cercana a la ermita ha sido limpiada, pero al otro lado de la carretera, la basura llena todo este espacio verde.

Los deportistas que entrenan en la zona temen que se produzca un incendio en la zona

«La culpa la tienen los vecinos, eso lo primero, porque ir a comer al campo supone dejar el campo como cuando llegas», alega Martín Bravo, un ciclista que también suele entrenar por Tres Arroyos. «Pero también es verdad que deberían limpiarlo más rápido porque el viento está haciendo que la basura se extienda por todas partes y porque estos restos pueden provocar un incendio y que nos quedemos sin este parque», añade indignado.

La basura está concentrada debajo de cada encina de esta dehesa, ya que los grupos que van a comer a Tres Arroyos suelen reunirse bajo la sombra de estos árboles. También hay restos sueltos en las zonas de hierba, donde se han ido acumulando. El verde está salpicado de todo tipo de restos, la mayoría envases de plástico, pero también botellas de cristal, cajas de cartón e incluso cientos de colillas.

No es la primera vez que hay quejas de los usuarios por la falta de cuidados en Tres Arroyos. Desde 2006, la limpieza de esta dehesa depende de empresas privadas. En 2015 se terminó uno de los contratos y el parque estuvo dos años sin depender de servicios externos. En ese tiempo las denuncias de usuarios se multiplicaron, pero en 2017 el Ayuntamiento sacó a concurso el mantenimiento de este espacio de nuevo. Fue adjudicado por un periodo de seis años con un coste anual de 52.000 euros.

El mayor reto de la limpieza de esta dehesa es el tamaño. Se trata de una parcela de 240 hectáreas. Los usuarios suelen quedarse, sin embargo, en las áreas más cercanas a la carretera, que son donde se acumulan las basuras.

Mal estado de los caminos

Otra queja habitual de los que suelen acudir a este parque es el mal estado de los caminos. En muchos puntos están levantados o llenos de baches, por lo que circular con el coche o en bicicleta es complicado.

Culpan de este deterioro a la falta de mantenimiento, pero también a los conductores de quad que suelen pasar por la zona. La potencia de estos vehículos provoca que se mueva la tierra de los caminos. Recientemente la Policía Local anunció que estaba realizando labores de vigilancia en Tres Arroyos para tratar de acabar con las carreras de quad que se celebran en esta parcela.