La única murga pacense que hará sonreír a todo el mundo

20 D'Copas deletrea la palabra 'inclusión' en la lengua de signos. :: josé vicente arnelas/
20 D'Copas deletrea la palabra 'inclusión' en la lengua de signos. :: josé vicente arnelas

20 D'Copas hará una actuación adaptada a personas sordas, ciegas y también con discapacidad intelectual

NATALIA REIGADAS

En 2017 debutó en el Teatro López de Ayala la murga 20 D'Copas. Eligieron como disfraz imitar al humorista Gila y la idea gustó, pero lo que dejó impresionado al público fue que una de las componente no cantaba. Es Paula Borja, una intérprete de lengua de signos que trasmitió toda la letra para las personas sordas. En 2018 se repitió esta traducción, y además, crearon una audioguía para que los ciegos también pudiesen seguir su montaje. Pero eso no era suficiente. En 2019 20 D'Copas ha dado una vuelta de tuerca más y su actuación estará adaptada a personas con discapacidad intelectual.

¿Cómo empezó esto? Responde la letrista de la murga, María Méndez. «Siempre digo que, lo que no sabemos es por qué no se hizo antes. En el mundo de la discapacidad hay muchos recursos para acceder a dependencia, empleo, etc, pero el tema del ocio tiene muchísimas barreras. Una de las cosas que ha cambiado es que nosotros ahora, a diferencia de nuestros padres, no vivimos solo para trabajar. Disfrutamos el ocio de una manera muy intensa y muy bonita. La vida también se compone de esos momentos que ellos no pueden tener. Disfrutar de un concierto, de una música, de la manera que sea, o de un teatro en Carnaval, es importante. Una cosa son los recursos para vivir y otra los recursos para vivir feliz».

María Méndez conocía a Paula y comenzaron a pensar como podrían traducir una murga a la lengua de signos. La intérprete, según cuentan sus compañeras, no era murguera, pero pronto se enganchó al carnaval. «Una cosa que le gustó de esta murga era que no queríamos sacarlo en un momento determinado, para un cuplé o para algo pequeño. Nosotras quisimos accesibilidad real, que estuviera en toda la actuación en el teatro y también en todos los sitios y que también nos educara en la accesibilidad, que yo creo que lo ha hecho muy bien».

Tras el primer año con su actuación adaptada a personas sordas, el año pasado quisieron atraer a los invidentes al teatro. Para ello se pusieron en contacto con la ONCE y les propusieron crean un proyecto de audioguía. El sistema es sencillo. Un narrador fue describiendo el espectáculo en los momentos en los que la murga no cantaba. Esto ya se usa en obras de teatro o en el cine. De hecho, la ONCE en Extremadura cuenta con un proyecto para hacerlo para las películas.

La audioguía cuenta con dos apoyos, por un lado una grabación que relata los disfraces, el escenario y los movimientos más previsibles y también una persona, que lo sigue en directo, y añade comentarios para los invidentes. En este caso la murga logró la colaboración de un voluntario que se sentó en el patio de butacas para relatar la actuación de 20 D'Copas. Esta persona había visto varios ensayos y así pudo ayer describir con agilidad los distintos movimientos que hizo el grupo, incluso sus gestos espontáneos.

El experimento fue un éxito y los cinco invidentes que pudieron disfrutarlo salieron encantados. «Estaban súper agradecidos porque nadie se acuerda del ocio de ellos, porque nunca habían podido disfrutar del carnaval», recuerda María Méndez. Este año repetirán varias personas ciegas y a su lado habrá cuatro jóvenes con discapacidad intelectual

El tercer paso, adaptarlo a discapacitados intelectuales, ha llegado de forma más natural, explican las murgueras. «Al principio éramos una murga nueva que quería hacer algo raro y tampoco sabían si les gustaba el Carnaval o no porque no lo habían sentido nunca. Pero les gustó mucho y esta vez ha sido otra asociación la que se puso en contacto con nosotros», detalla Méndez.

Lectura fácil

Fue la agrupación Plena Inclusión la que les propuso hacer accesible su actuación a las personas con discapacidad intelectual, un nuevo reto. Quizá el más complicado. «Parecía muy difícil porque el Carnaval está lleno de poesía, de ironía, de dobles sentidos, pero decidimos estudiarlo y al final, dándole vueltas, se ha hecho. Es cierto que ha costado muchísimo», asume la letrista.

El método se llama lectura fácil. Es un texto adaptado de las letras de la murga que las personas con discapacidad intelectual han estudiado antes de acudir al montaje. Así pueden ver la representación, entenderla y disfrutarla. Además del teatro, donde podrán acudir cuatro personas con discapacidad intelectual, 20 D' Copas incluirá este repertorio en su revista. El objetivo es que cualquiera con discapacidad pueda leerlo y luego acudir a verlas en su ruta por lo bares.

Estas murgueras están orgullosas del reto, pero también nerviosas. «Es un poco doble responsabilidad, pero yo tengo amigos que tienen dificultades y es muy bonito y valioso para ellos hacer esto, así que incluso te emocionas más y lo sientes mas», dice Lourdes Robledano, otra componente de 20 D'Copas.

El año pasado, recuerda esta murguera, les mostraron vídeos de las personas ciegas que siguieron su actuación con audioguía. «¡Qué felicidad! Solo por la reacción merecía la pena. Si a 10 personas les hacemos más felices, suficiente», añade Robledano. «Hasta que no te ves con amigos o familiares con discapacidad, no te das cuenta de los valioso que es»

20 D'Copas también tiene la ilusión de que su esfuerzo sirva para abrir camino y en el futuro este tipo de inclusión se generalice en el Carnaval. «Se necesitaría apoyo de las instituciones y también conciencia por el resto de las murgas. Esto exige más tiempo, más preparación. Es más trabajo para organizar la revista, las reuniones para diseñar el texto, la audioguía...», explica Lorena Lozano Real. «Pero sería muy bueno», concluye

En cuanto a su montaje de este año, la letrista María Méndez solo avanza que su objetivo es sorprender y que será un cambio de registro con respecto al año pasado, cuando fueron un partido político muy peculiar. Sea cual sea, su tipo llegará a mucha gente.

20 D'Copas son Lourdes Robledano Rey, Prado Márquez Gordón, Marta Rojas Muriel, Lola Gutiérrez Delgado, Lorena Lozano Real, Rocío López Segura, Paula Borjas Macías, Ana Rodríguez Núñez, Juan Rodríguez Blanco, Cristina Píriz Muñoz, Raquel Gimeno Arroyo, José Manuel Cordero Expósito, Amalia Mateos Zambrano, Rocío Méndez Pérez, Carmen Rodríguez Blas y María Méndez Pérez. La única murga que puede hacer reír a todo el mundo.